Esquema de Estudio I

Esquema de Estudio II

Especiales

ESQUEMA I:

ESTUDIO DEL PENSAMIENTO DE JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI

Tema 1: SOBRE EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIATEGUI

I.- Bases sociales del pensamiento de Mariátegui.

1.-Trasfondo internacional. Revolución de octubre y luchas revolucionarias en el mundo, especialmente en Europa.

2.- Situación nacional. Imperialismo yanqui. Década del 20; grandes luchas. El proletariado peruano.

3.- ¿Es posible el marxismo-leninismo en un país atrasado?

II.- El pensamiento de Mariátegui.

1.- El materialismo dialéctico: El marxismo y su desarrollo. Base y superestructura. Arte y literatura. Materialismo histórico: el marxismo-leninismo y su aplicación a la realidad concreta. Dogma.

2.- Economía: Base económica y política. Análisis económico del Perú y de América Latina. No al economismo. Carácter de la sociedad y línea política.

3.- Socialismo: Propaganda. Organización de las masas: organismos estudiantiles, organización del campesinado, organización del proletariado. El frente. El Partido del proletariado. La violencia revolucionaria.

4.- Mariátegui combatiente revolucionario.

III.- Desarrollo del pensamiento de Mariátegui en medio de la lucha de clases.

l.- Por la fundación del partido del proletariado: lucha contra reaccionarios y social--demócratas. El Apra.

2.- La tergiversación oportunista: Ravines, del Prado. El ocultamiento de Mariátegui y la lucha por su pensamiento.

3.- El intento utilizarlo. Santificación reaccionaria.

4.- Nueva lucha solapada en contra del pensamiento de Mariátegui: F. Posada, R. París.

IV.-Vigencia del pensamiento de Mariátegui.

1.- ¿Por qué Mariátegui está vigente?: El carácter de la sociedad tipificada por Mariátegui no ha cambiado.

2.- Mariátegui: aplicación creadora del marxismo-leninismo. Marxismo-leninismo- pensamiento Mao Tse Tung en las raíces del surgimiento del marxismo en el Perú. Mao y Mariátegui.

Biografía:

- El Alma Matinal (La emoción de nuestro tiempo).
- 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana (los tres primeros ensayos)
- Defensa del Marxismo.
- Historia de la Crisis Mundial (25 años de sucesos extranjeros).
- Organización del Proletariado (Apuntes autobiográficos, la organización de las masas: El 1º de mayo y el Frente Único; Mensaje al II Congreso de Lima y Estatutos de la C.G.T.P.; La Organización partidaria)

Tema 2: LA LÍNEA POLÍTICA DE LA REVOLUCIÓN EN EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIÁTEGUI

I.- Carácter de la Sociedad Peruana

1.- Análisis económico, social y político
2.- Conclusiones

II.- Carácter de la revolución Peruana

1.- Las fuerzas motrices de la revolución
2.- Los enemigos de la revolución
3.- El camino de la revolución
4.- La violencia revolucionaria
5.- Las tres varitas
6.- Las etapas de la revolución

III.- Conclusiones

Bibliografía:

- 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana (Esquema de la Evolución económica; El Problema del Indio).
- Ideología y Política (Las Razas en América Latina, Prefacio al Amauta Atusparia; esquema de las razas; Punto de vista Antiimperialista; Antecedentes y desarrollo de la acción clasista
- Organización del Proletariado (Carta colectiva del grupo de Lima; Tempestad en los Andes; Programa del Partido Comunista Peruano; Acta de Constitución del Partido)
- Historia de la Crisis Mundial (1º Conferencia; 2º Conferencia; extractos de otras conferencias).

Tema 3: EL PROBLEMA CAMPESINO EN EL PESNSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIATEGUI

I.- Evolución histórico-económica de la agricultura peruana:

1.- Antecedentes: El Inkario y la Colonia
2.- La República:

1830-1850: Feudalidad persistente
1850-1880: Período del Guano y Salitre
1880-1900: Reconstrucción nacional e introducción del imperialismo.
1900-1920: El desarrollo camino terrateniente en la agricultura de exportación (Costa)
1920-1930: Cambio de manos de imperialismo; introducción del camino terrateniente en la sierra (lana).

II.- El problema Indígena:

1.- Nuevo Planteamiento
2.- La comunidad bajo el coloniaje
3.- Política agraria en la República

III.- Carácter semifeudal de la Economía peruana

1.- El lento desarrollo del camino terrateniente
2.- La penetración del imperialismo
3.- El desarrollo del capitalismo burocrático

IV.- Principios de una Política Agraria Nacional

1.- La nacionalización de la tierra
2.- La confiscación de la tierra
3.- Protección, fomento y desarrollo de la Comunidad Indígena
4.- Propiedad estatal de la tierra
5.- Conservación momentánea de la pequeña propiedad
6.- La organización de la enseñanza y extensión agrícola por el Estado.

Tema 4: EL PROBLEMA NACIONAL EN EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIÁTEGUI

I.- Análisis marxista y conceptos marxistas sobre el Problema Nacional

1.- Enfoque marxista: El estudio problema nacional como aplicación del marxismo. Desarrollo en base a las peculiaridades del Perú.

2.- Nuevos términos para el problema nacional.

II.- El Perú, una Nación en formación

1.- La semifeudalidad y la semicolonialidad
2.- La dualidad como principal problema histórico: dualidad en la economía, política y cultura.

3.- El problema campesino: esencia del problema principal

III.- El Perú y el desarrollo nacional

1.- El problema de la liquidación de la opresión feudal e imperialista
2.- La integración campesina, base del desarrollo nacional
3.- La revolución democrático-burguesa medio para lograr el desarrollo

IV.- La lucha nacional

1.- El factor nacional y el factor clasista

2.- La revolución democrático-nacional, antimperialista y antifeudal: una revolución campesina, participación de las clases, dirección proletaria

3.- El nacionalismo y el seudonacionalismo: el factor nacional como expresión de la actitud internacionalista, el nacionalismo reaccionario

V.- La vigencia de las tesis de José Carlos Mariátegui sobre el problema nacional

Bibliografía:

- La Escena Contemporánea. pp. 190-208
- 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. pp. 13-161
- El Artista y la época. pp. 90-97
- Historia de la Crisis Mundial. pp. 156-165; 137-190
- Peruanicemos el Perú. pp. 15-34; 44-57; 62-79; 92-95; 104-107; 117-123; 136-140
- Temas de nuestra América. pp. 13-16; 22-30; 39-66; 89-94: 111-117; 135-136; 140-143
- Ideología y Política. pp. 21-107; 214-239; 165-168
- Organización del Proletariado. pp. 79-82; 116-124; 131-163; 189-195: 225-248
- Temas de Educación. pp. 52-56
- El Alma Matinal. pp. 18-22; 45-54
- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo 16, pp. 100-112; 189-221; 234-238
- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo 17, pp. 147-159; 248-251
- Figuras y Aspectos de la vicia mundial. Tomo 18, pp. 42-55: 57-64; 100-102; 128-133; 145-158.
- Carta a la célula aprista en París.

Tema 5: ORGANIZACIÓN DE LAS MASAS Y EL FRENTE SEGÚN JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI

I.-Organización de las masas

1.-Difusión de ideas y formación ideológica
2.- Labor organizativa de las masas obreras
3.- Organización de otras masas
4.--La lucha legal

II.- Frente Único

1.- La necesidad del Frente Único
2.- Quiénes conforman el Frente Único
3.- Alianza Obrero-campesina
4.- Hegemonía en el Frente
5.- Independencia de clase en el Frente

III.- El antiimperialismo

IV.- El Frente contrarrevolucionario

V.- El frente revolucionario

Bibliografía:

- Organización del Proletariado. pp. 17-28; 33-38; 69-72; 94-100; 103-118; 216-224
- Historia do la crisis mundial. pp. 119-125; 134-139
- Ideología y Política. pp. 184-188
- Temas de nuestra América. pp. 39-70

Tema 6: EL PARTIDO DEL PROLETARIADO ORGANIZADO POR JOSE CARLOS MARIATEGUI

I.- ¿Cómo Mariátegui organizó el Partido?
II.- El Partido Comunista: Carácter y composición social del Partido.
III.- La construcción ideológica y política del Partido
IV.- La construcción orgánica del Partido comunista
V.- La lucha en el Partido
VI.- Sobre la organización femenina y juvenil del Partido.

Bibliografía:

- Organización del Proletariado (Acta do fundación del PCP, Programa del PCP y Tesis de afiliación a la III internacional)
- Ideología y Política (El problema de las razas en la América Latina, Punto de vista antiimperialista y Antecedentes y desarrollo de la acción clasista)

Tema 7: EL PROBLEMA MILITAR EN EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIATEGUI.

I.- Violencia revolucionaria
II.- Guerra popular
III.- Armamento de las masas
IV.- La guerra campesina
V.- La Guerra y la política
VI.- El ejército de nuevo tipo
VII.-Movimientos de liberación.

Bibliografía:

- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo I y II
- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo III. pp. 100-106; 132-133
- Ideología y Política. pp. 21-36
- Historia de la crisis mundial. pp. 15-40; 119-125

Tema 8: EL PROBLEMA DE LA EDUCACION EN EL PENSAMIENTO DE JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI.

I.- El proceso de la Instrucción Pública

1.- Herencia española
2.- Influencia francesa
3.- Influencia norteamericana

II.- Tesis sobre Educación

1.- Carácter revolucionario de la nueva Educación.
2.- Carácter de clase de la educación
3.- La Escuela Única
4.-La Escuela del Trabajo
5.-La Coeducación

III.- Sobre Magisterio

IV.- La Universidad

1.- La Universidad antes de la Reforma
2.- La Reforma (1918-1926)
3.- La nueva Universidad

V.- La Educación de las masas

Bibliografía:

- 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana (El proceso de la Instrucción Pública)
- Temas de Educación
- Organización del Proletariado (Programa del PCP, Estatuto de la C.G.T.P., Esquema del problema indígena)
- Historia de la crisis mundial (Primera Conferencia)
- Educación de la clase Obrera, en Bandera Roja Nos. 23, 24 y 25

Tema 9: EL PROBLEMA DE LA LITERATURA PERUANA EN EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIATEGUI

I.- El proceso de la Literatura peruana

1.- Las concepciones de Arte y Literatura, expresión de la lucha clases en el campo de la superestructura

2.- Antecedentes: La Literatura oral indígena

3.- La literatura de la colonia:

3.1. Contexto económico-social
3.2. Filiación española
3.3. Representantes
3.4. Excepciones

4.- El colonialismo en la República:

4.1. Contexto económico-social.
4.2. Ricardo Palma. Las tradiciones: Filiación democrática
4.3. Manuel González Prada: Precursor de la transición del período colonial al período cosmopolita
4.4. Mariano Melgar: Expresión del sentimiento indígena
4.3. José Santos Chocano: Filiación colonial. .
4.6. La Generación Futurista: Restauración colonialista y civilista

5.- El período Cosmopolita:

5.1. Colónida: Contra el academicismo. Sus limitaciones
5.2. Abraham Valdelomar: Innovaciones
5.3. José Maria Eguren: Poesía Pura. Reacción contra el españolismo

6.- El período Nacional

6.1. César Vallejo: Nueva Poesía en el Perú.
6.2. El indigenismo en la Literatura Peruana. Reivindicación de lo autóctono
6.3. López Albújar: denuncia
6.4. Otros escritores: Magda Portal, Alcides Spelucin, Alberto Hidalgo y Alberto Guillén

II.- Conclusiones.
III.- Premisas para la interpretación de la creación literaria, después del año 30.
IV.- La creación de la novela.
V.- Influencia de José Carlos Mariátegui en la producción literaria nacional.

Bibliografía:

- 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. pp. 198-303
- Alma Matinal. pp. 9-50
- El Artista y la Época. pp. 13-32
- La Novela y la Vida
- Defensa del Marxismo (El proceso de la literatura francesa contemporánea)

Tema 10: EL PROBLEMA DEL REALISMO EN EL PENSAMIENTO DE JOSE CARLOS MARIATEGUI

I.- El escritor

1.- Marxismo, política y libertad
2.- El oportunismo de los intelectuales
3.- Destino del escritor en la sociedad capitalista

II.- El realismo

1.- Vigencia del realismo
2.- El realismo proletario
3.- El realismo crítico
4.- Naturalismo y populismo

III.- La forma artística

1.-El rol de la imaginación
2.- El problema del lenguaje y de la técnica

Bibliografía:

- El Artista y la Época. pp. 13-23; 32-35; 60-63; 131-141; 153157; 166-173; 178-182
- Defensa del Marxismo. pp. 102; 104-105
- Signos y Obras. pp. 83-90; 120-125; 152-158; 172
- El Alma Matinal. pp. 18-22; 36-39; 165-172
- La Escena Contemporánea pp. 27

Tema 11: EL PROBLEMA INTERNACIONAL EN EL PENSAMIENTO DE JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI.

I.- La crisis del sistema capitalista

1.- La crisis de la sociedad capitalista. Primera guerra mundial. El proletariado.
2.- La crisis de la democracia burguesa.

II.- La revolución proletaria mundial

1.- La Revolución rusa. Lenin.
2.- La Revolución proletaria en Europa.

III.- El movimiento reaccionario mundial

1.- La estabilización capitalista.
2.- El fascismo.
3.- Teoría y práctica de la reacción. Estados Unidos.

IV.- Movimiento nacional

1.- La política colonialista del imperialismo.
2.- La revolución china.
3.- Asia. Medio Oriente.

V.--Nuestra América

1.-El problema nacional en América Latina.
2.- La revolución mexicana.
3.- La política en América Latina.

VI.- Internacionalismo y nacionalismo

1.- Internacionalismo y nacionalismo burgueses
2.- Contenido y carácter del internacionalismo y nacionalismo revolucionarios.

VII.- Revolución y reformismo

1.- Sindicalismo revolucionario y crisis del socialismo reformista de la II Internacional
2.- Comunismo. Marxismo-leninismo y la II Internacional

Bibliografía:

- Historia de la crisis mundial
- Temas de nuestra América.
- La Escena Contemporánea (menos el capítulo V).
- Defensa del Marxismo (Teoría y práctica de la reacción).
- El Alma Matinal (La crisis de la democracia; Nacionalismo e Internacionalismo y especimenes de la reacción).

 

 

ESQUEMA II:

PENSAMIENTO POLÍTICO DE MARIÁTEGUI

I.- BASES SOCIALES DEL PENSAMIENTO DE MARIÁTEGUI

1.- Las grandes transformaciones del contexto internacional.

a.- El imperialismo y su condición:

b.- La Primera Guerra Mundial y sus derivaciones:
Rusia. La Revolución de Octubre.
Alemania.
Hungría.
Italia. La crisis de la democracia y surgimiento del Partido proletario.
China.
India.
Turquía.

c.- El proceso ideológico.
La filosofía. Bergson
La ciencia. Einstein
El problema social. Freud
El liberalismo. B. Russell
El socialismo. Lenin

Bibliografía (M): (leer en el orden indicado)

Ideología y Política, pp. 159-160
Historia de la crisis mundial, pp. 177-180; 175-177; 54-66 y 183-185; 185-186 y 67-81; 82-99; 134-137.
Figuras y Aspectos de la vida mundial, tomo I, pp. 46-52; tomo II, pp. 89-92, tomo III, pp. 50-51
Temas de Nuestra América, p. 70
Historia de la crisis mundial, p. 128; pp. 129-130; pp. 187-191; pp. 191-193.
Escena contemporánea, pp.193-203
Figuras y Aspectos de la vida mundial, tomo III, pp.149-152
Escena contemporánea, pp. 203-208

2.- El desarrollo y lucha de clases en la sociedad peruana.

a.- El proceso económico.

1.- Ideas sobre el desarrollo del capitalismo.
2.- Condición económica del Perú en la década del 20 del siglo XX. Desarrollo del capitalismo en el Perú. Capitalismo burocrático pro norteamericano.

Bibliografía (M):

7 Ensayos…pp. 25-28
Capitalismo o Socialismo (todo el folleto)
Defensa del Marxismo
7 Ensayos…
Ideología y Política: pp. 159-164 (Principios programáticos…) y pp. 87-95 (Punto de vista antiimperialista).

b.- La lucha de clases.

l.- Desarrollo de la lucha obrera.

Bibliografía:

Ideología y política: pp. 137-155 (Manifiesto de la CGTP) y pp. 96-104 (Antecedentes y desarrollo de la acción clasista)

2.- Desarrollo de la lucha campesina.

Bibliografía (M):

Ideología y política: pp. 40-46 (lucha indígena contra el gamonalismo) y pp. 184-188 (Prefacio a El Amauta “Atusparia”)

3.- Desarrollo de la lucha de la pequeña burguesía.

Bibliografía:

7 ensayos pp. 122-151
Ideología y política pp.189-192 (Organización de los empleados)

c.- La lucha ideológica:

1.- El proceso ideológico
2.- Las dos líneas ideológicas: la burocrática y la democrática

Bibliografía (M):

Peruanicemos… p. 152
7 ensayos… pp. 151-161

3.- Desarrollo de Mariátegui como hombre “pensante y operante”

a.- Autobiografía
b.- Labor política: teoría y práctica
c.- Papel del individuo en la historia

Bibliografía:

Defensa de marxismo pp. 39-47
La novela y la vida p.154
7 Ensayos el reverso de la carátula y p. 12 (Advertencia)
Ideología y política pp. 108-110; 241-242; 260
Alma Matinal pp. 167-168
El Artista y la época pp. 18-19

II.- MARIATEGUI Y EL MARXISMO

1.- Filosofía marxista, economía política y socialismo científico:

a.- Filosofía marxista:

Derrotero de la filosofía burguesa
Oposición Materialismo-Idealismo
Desarrollo del marxismo
Materialismo histórico
Base y superestructura
El Determinismo
El hombre y el mito
El revisionismo

Bibliografía (M)

Crisis filosófica. Textual 5-6, diciembre 1972, Instituto Nacional de Cultura, p. 13.
Defensa del marxismo cap. IV
Alma Matinal p.31
Defensa pp. 39-40
Historia de la crisis p 135 y 156 (Base y Superestructura)
Defensa p. 69, Determinismo pp. 65-69
Alma matinal p. 18
Defensa pp. 61-67
Figuras y aspectos t II p. 243
Alma matinal p. 168
Defensa cap. VI pp. 55-63

b.- Economía política:

Base económica y la política
El imperialismo
La economía en los países atrasados
Intervencionismo y nacionalización
Imperios y federaciones (asociaciones de países)
El cooperativismo
La economía al servicio de la política

Bibliografía (M)

Peruanicemos pp. 59-61, 80-83
Figuras y aspectos t II p. 179
Ideología y política p. 159
Peruanicemos pp. 67-68
Ideología y política p. 160
La escena contemporánea p.74
Figuras y aspectos t III p. 116-117 y t II p. 187 y 186-189 (armamento)
Ideología y política p. 87
Historia de la p. 128-130 (126-133)
Figuras y aspectos t II pp. 69-70
Figuras y aspectos t II p. 122
Ideología y política p. 193-196

c.- Socialismo científico:

La división del socialismo
Crisis de la democracia
La reacción política: el fascismo
La revolución
El proletariado
El internacionalismo y nacionalismo
El Partido del proletariado

Bibliografía (M)

Historia de la crisis mundial pp. 19-20
La Escena Contemporánea cap. II y p. 45
Signos y obras pp. 133-134
Figuras y aspectos… t I p 40 y 134
La Escena Contemporánea pp. 34-36
Historia… p.122
La Escena Contemporánea p. 154
Historia… p.80, 99 y 149
Figuras y aspectos… t I p. 100, 102, 105, 112, 131 y 229
Ideología y política pp. 246-250
Figuras y aspectos… t II 142 y t III p. 101
Historia… p. 15 y 24
Figuras y aspectos… t III p. 34 y 157
Historia… p.156, 164 y 165
Acta de fundación punto 3
Figuras y aspectos… t II pp. 91-92, 213, 229

2.- Los comienzos del marxismo en América Latina:

a.- Diferentes opiniones sobre Mariátegui
b.- Surgimiento de las ideas marxistas

III.- JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI Y LA SOCIEDAD PERUANA

1.- La línea política general. Leyes del desarrollo de la sociedad peruana.

1.1. Carácter de la Sociedad Peruana:
- Análisis económico, social y político
- conclusiones

1.2. Carácter de la revolución peruana. Las dos etapas de la revolución peruana.
- Las fuerzas motrices de la revolución.
- Los enemigos de la revolución.
- El camino de la revolución.
- La violencia revolucionaria.
- Los tres instrumentos de la revolución.
- Las etapas de la revolución
- Conclusiones

2.- El problema de la tierra. La lucha antifeudal.

Importancia del problema de la tierra.
El problema agrario.
El gamonalismo.
Comunidad y latifundio.
Régimen de trabajo.
El programa.
Luchas campesinas.

Bibliografía:

- 7 Ensayos Interpretación de la Realidad Peruana:
Esquema de la Evolución Económica,
El Problema del Indio;
El Problema de la Tierra.

- Peruanicemos al Perú:
El problema primario del Perú;
Un Programa de estudios sociales y económicos;
Aspecto del problema indígena;
Principios de política agraria nacional.

- Ideología y política:
El Problema las razas en América Latina (Planteamiento de la cuestión; Desarrollo económico-político desde la época incaica hasta la actualidad; situación económico-social de la población indígena del Perú);
El porvenir de las Cooperativas;
Aniversario y balance

3.- El problema nacional. La lucha antiimperialista.

3.1. El Perú una nación en formación:

- La semifeudalidad y la semicolonialidad.
- La dualidad como principal problema histórico: dualidad en la economía, política y cultura.

3.2. El Perú y el desarrollo nacional:

- El problema de la liquidación de la opresión feudal e imperialista.
- La integración campesina, base del desarrollo nacional.
- La revolución democrático-burguesa, medio para lograr el desarrollo nacional.

3.3. La lucha nacional:

- El factor nacional y el factor clasista.
- La revolución democrático nacional, antiimperialista y antifeudad: una revolución campesina, participación de las clases, dirección proletaria.
- El nacionalismo y el seudonacionalismo: el factor nacionalista como expresión de la actitud internacionalista, el nacionalismo reaccionario.

4.- El Frente Único. Las masas y su organización.

4.1. Organización de las masas:

- Difusión de ideas y formación ideológica.
- Labor organizativa de las masas obreras.
- Organización de otras masas.
- La lucha legal.

4.2. El Frente Único:

- La necesidad del Frente Único.
- Quiénes conforman el Frente Único.
- Alianza Obrero-Campesina.
- Hegemonía de clase en el Frente.
- Independencia de clase en el Frente

4.3 El antiimperialismo.

4.4. El frente contrarrevolucionario.

4.5. El frente revolucionario.

Bibliografía sobre Frente único:

- Organización del Proletariado. pp. 17-28; 33-38; 69-72; 94-100; 103-118; 216-224
- Historia de la crisis mundial. pp. 119-125; 134-139
- Ideología y Política. pp. 184-188
- Temas de nuestra América. pp. 39-70

5. El problema militar. La violencia revolucionaria.

La violencia revolucionaria.
La guerra popular.
El armamento de las masas.
La guerra campesina.
La guerra y la política.
El ejército de nuevo tipo.
Los movimientos de liberación.

Bibliografía:

- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo I y II
- Figuras y Aspectos de la vida mundial. Tomo III. pp. 100-106; 132-133
- Ideología y Política. pp. 21-36
- Historia de la crisis mundial. pp. 15-40; 119-125

6. El Partido del proletariado. La necesidad de la “vanguardia organizada”:

Cómo Mariátegui organizó el Partido.
El Partido Comunista: Carácter y composición social.
La construcción ideológica y política.
La construcción orgánica.
La lucha interna.
Sobre la organización femenina y juvenil del Partido.

7.- Otros aspectos del pensamiento de Mariátegui

1.- El problema de la educación
2.- El problema femenino
3.- El problema del Arte y la literatura
4.- Otros

IV.- Mariátegui y su desarrollo:

- Problemas fundamentales
- Situación actual
- Perspectiva

 

Especiales:

1.- Mariátegui y la constitución del Partido Comunista:

I.- Antecedentes y lucha por la constitución:

Bibliografía: en “Ideología y política”.

El 1° de mayo y el frente único. pp.107-110
Mensaje al consejo obrero. pp.111-116
Polémica finita. pp.225-228
Indigenismo y socialismo.
Intermezzo polémico. pp.214-218
Replica a Luis Alberto Sánchez. pp.219-223
Carta contra el cierre de Amauta. pp.240-244
Segundo acto. pp.240-245
Prefacio a “el Amauta Atusparia”. pp.184-188
Aniversario y balance. pp.246-250
--------------
- Presentación a “Tempestad en los Andes”: publicada en Bandera Roja, Órgano del Comité Central del PCP, año XI, Nº 49, junio de 1978, pp. 10-12.
- Carta al grupo de Méjico: publicada en J.C.M. Correspondencia, t. II, pp. 371-373.
-“Carta colectiva” del grupo de Lima: publicada en Ricardo Martínez de la Torre, Apuntes para una interpretación marxista de historia social, t. II, pp. 299-301.

II.- Constitución del Partido y tesis básicas:

Bibliografía: en “Ideología y política”.

Programa del Partido Comunista. pp.158-164
Esquema del problema indígena: pp.21-46
I.- Planteamiento de la cuestión
1.- Situación económico-social de la población indígena en el Perú
2.- La lucha indígena contra el gamonalismo
3.- Conclusiones sobre el problema indígena y las tareas que impone
Punto de vista antimperialista. pp.87-95
Antecedentes y desarrollo de la acción clasista. pp.96-104
--------------
Acta de constitución: Publicada en “La organización del proletariado”, Comisión Política del Comité Central del Partido Comunista Peruano (eds.). Escrita: El 7 de octubre de 1928.Lima, Ediciones Bandera Roja, 1967.

 

2. - Mariátegui, Estado y revolución

I.- La crisis mundial

1.- La revolución (Hist. Crisis... Conferencias: 1ª, 5ª y 14ª, 6ª,7ª,13ª)
Proletariado, reformistas y comunistas
La revolución socialista triunfante: revolución de octubre
Revés de la revolución socialista: la revolución alemana
Lecciones de la revolución húngara
La revolución china, una experiencia más cercana a nosotros
La agitación revolucionaria y socialista del mundo oriental
2.- La crisis de la democracia (conf. 12ª y Escena cont. pp.)
3.- El fascismo (Escena cont. pp.)
4.- La crisis del socialismo
El Labour Party
El socialismo en Francia
El Partido comunista francés
Ebert y la social democracia alemana
Zinoviev y la Tercera Internacional

II.- La experiencia latinoamericana

1.- La revolución mejicana
2.- La política iberoamericana
Argentina
Chile
Nicaragua
Venezuela
Haití
Fascismo en Sudamérica

III.- Sobre el Estado y problemas relacionados

1.- Estado, revolución, elecciones y partidos
2.- La lucha revolucionaria en Bulgaria

IV.- Proceso del Estado peruano

1.- El derrotero del estado peruano. Las relaciones de propiedad sobre la tierra y el proceso del estado en la historia del Perú
Sumaria revisión histórica
Tierra y Estado en la historia peruana
En el Incanato
En la Colonia
En la Independencia
En la República

2.- El Estado en el primer tercio del siglo XX. El gamonalismo
3.- Necesidad de revolución democrática dirigida por el proletariado.

Bibliografía:

Historia de la crisis mundial
Conferencias: 1, 5 y 14, 6, 7, 13, 12, 10

Figuras y aspectos de la vida mundial
Tomo 16: La revolución china
El imperialismo y la china
Tomo 17: El problema de la china
Tomo 18: La guerra en la china

La escena contemporánea:
La crisis de la democracia
Biología del fascismo
La crisis del socialismo
Hechos e ideas de la revolución rusa

Temas de nuestra América:
La revolución mexicana
Autores y libros americanos
Política iberoamaricana
Fascismo sudamericano, los intelectuales y la revolución.

Ideología y política:
Motivos polémicos
Respuesta al cuestionario N° 4 del “S. De C. P.”
Prefacio a “El Amauta Atusparia”
Programa del Partido punto 3, 5, 8 y 9

Signos y Obras:
Rusia

Cartas desde Italia

7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana:
El problema del indio
El problema de la tierra
El proceso de la instrucción pública

Organización del proletariado:
Presentación a “Tempestad en los Andes”
Esquema del problema indígena

Peruanicemos al Perú:

 

MARIÁTIGUI, ESTADO Y REVOLUCIÓN (CITAS DE MARIÁTEGUI)

I.- La crisis mundial

1.- La revolución

Proletariado, reformistas y comunistas

En esta gran crisis contemporánea el proletariado no es un espectador; es un actor. (tomo 8, pp. 15-16)

Vosotros sabéis, compañeros, que las fuerzas proletarias europeas se hallan divididas en dos grandes bandos: reformistas y revolucionarios. Hay una Internacional Obrera reformista, colaboracionista, evolucionista y otra Internacional Obrera maximalista, anticolaboracionista, revolucionaria. Entre una y otra ha tratado de surgir una Internacional intermedia. Pero que ha concluido por hacer causa común con la primera contra la segunda. En uno y otro bando hay diversos matices; pero los bandos son neta e inconfundiblemente sólo dos. El bando de los que quieren realizar el socialismo colaborando políticamente con la burguesía; y bando de los que quieren realizar el socialismo conquistando íntegramente para el proletariado el poder político. Y bien, la existencia de estos dos bandos proviene de la existencia de dos concepciones diferentes, de dos concepciones opuestas, de dos concepciones antitéticas del actual momento histórico. Una parte del proletariado cree que el momento no es revolucionario; que la burguesía no ha agotado aún su función histórica; que, por el contrario, la burguesía es todavía bastante fuerte para conservar el poder político; que no ha llegado, en suma, la hora de la revolución social. La otra parte del proletariado cree que el actual momento histórico es revolucionario. (tomo 8, pp.19-20)

Antes de la guerra, dos tendencias se dividían el predominio en el proletariado: la tendencia socialista y la tendencia sindicalista. (tomo 8, p. 20) ...

Pero, después de la guerra, la situación ha cambiado. El campo proletario, como acabamos de recordar, no está ya dividido en socialistas y sindicalistas; sino en reformistas y revolucionarios. Hemos asistido primero a una escisión, a una división en el campo socialista. Una parte del socialismo se ha afirmado en su orientación social-democrática, colaboracionista; la otra parte ha seguido una orientación anti-colaboracionista, revolucionaria. Y esta parte del socialismo es la que, para diferenciarse netamente de la primera, ha adoptado el nombre de comunismo. (tomo 8, p. 21)

Yo participo de la opinión de los que creen que la humanidad vive un período revolucionario. Y estoy convencido del próximo ocaso de todas las tesis social-democráticas, de todas las tesis reformistas, de todas las tesis evolucionistas. (tomo 8, p. 22)

El capitalismo, responsable de la guerra, necesita reconstruir esa riqueza a costa del proletariado. Y quiere, por tanto, que los socialistas colaboren en el gobierno, para fortalecer las instituciones democráticas; pero no para progresar en el camino de las realizaciones socialistas. Antes, los socialistas colaboraban para mejorar, paulatinamente, las condiciones de vida de los trabajadores. Ahora colaborarían para renunciar a toda conquista proletaria. La burguesía para reconstruir a Europa necesita que el proletariado se avenga a producir más y consumir menos. (tomo 8, p. 22)

... la historia nos enseña que todo nuevo estado social se ha formado sobre las ruinas del estado social precedente. Y que entre el surgimiento del uno y el derrumbamiento del otro ha habido, lógicamente, un período intermedio de crisis. (tomo 8, pp. 24-25) (1)

 

LA REVOLUCION SOCIALISTA TRIUNFANTE: REVOLUCION DE OCTUBRE

Se concibe un gobierno de conciliación, un gobierno de coalición, dentro de una situación de otro orden. Pero no se concibe un gobierno de conciliación dentro de una situación revolucionaria. Un gobierno revolucionario tiene que ser, por fuerza, un gobierno de facción, un gobierno de partido, debe representar únicamente a los núcleos revolucionarios de la opinión pública; no debe comprender a los grupos intermedios, no debe comprender a los núcleos virtualmente, tácitamente conservadores. (tomo 8, p. 57)

¿Cuál era la posición, cuál era la fisonomía, cuál era la fuerza de cada una de estas agrupaciones proletarias? Los mencheviques y los socialistas revolucionarios dominaban en el campo, entre los trabajadores de la tierra. Sus núcleos centrales estaban hechos, más que a base de obreros manuales, a base de elementos de la clase media, de hombres de profesiones liberales, abogados, médicos, ingenieros, etc. ... Los maximalistas eran débiles en el campo; pero eran fuertes en la ciudad.

Sus filas estaban constituidas a bases de elementos netamente proletarios. En el estado mayor maximalista prevalecía el elemento intelectual; pero la masa de los afiliados era obrera.

Los maximalistas actuaban en contacto vivo, intenso, constante, con los trabajadores de las fábricas y de las usinas. Eran del partido del proletariado industrial de Petrogrado y Moscú. (tomo 8, pp. 58-59)

Los bolcheviques orientaron su propaganda en un sentido sagazmente popular. Demandaron la paz inmediata y demandaron el reparto de las tierras. Y le dijeron al proletariado: «Ni una ni otra cosa podrá ser hecha por un gobierno de coalición con la burguesía. Hay que reemplazar este gobierno con un gobierno proletario, con un gobierno obrero, con un gobierno de los partidos de la clase trabajadora. Este gobierno debe ser el gobierno de los Soviets». Y el grito de combate de los bolcheviques fue: «¡Todo el poder político a los Soviets!». (tomo 8, p. 60-61)

El soviet es el órgano típico del régimen proletario así como el parlamento es el órgano típico del régimen democrático...

La dictadura del proletariado, por ende, no es una dictadura de partido sino una dictadura de clase, una dictadura de la clase trabajadora (...) En los soviets de campesinos predominaba el partido social-revolucionario que correspondía más exactamente a la mentalidad poco evolucionada y pequeño-burguesa de los campesinos. (tomo 8, p. 149)

La economía, la política del régimen de los soviets constituyen una transacción entre los intereses de los obreros urbanos y los intereses de los trabajadores del campo. Estos últimos no están aún educados, preparados, capacitados para el comunismo. Su actitud ha hecho necesaria por ejemplo la distribución de las tierras en vez de su gestión colectiva. (tomo 8, pp. 149-150)

La política internacional de los soviets es eminentemente pacifista. (...) El ejército rojo tiene por objeto sustancial la defensa de la Revolución. Es un instrumento al servicio de la revolución mundial. (tomo 8, p. 150)

Se observa rigurosamente la jornada de ocho horas. Para los que se dedican a un trabajo nocturno la jornada es de siete horas. (...)

Las mujeres tienen todos los derechos políticos y civiles. (...)

Separación del Estado y de la Escuela de la Iglesia. La propaganda irreligiosa. (...)

El matrimonio y su disolución. La demanda de una sola de las partes basta para el divorcio. (...)

La N.E.P. (...)

Los tribunales populares y el tribunal revolucionario. (tomo 8, pp. 151-152) (2)

REVES DE LA REVOLUCION SOCIALISTA: LA REVOLUCION ALEMANA

El 9 de noviembre de 1918, a poco más de un año de distancia de la Revolución Rusa, se produjo la Revolución Alemana. La historia de los acontecimientos de esos días es conocida. Estalló una huelga revolucionaria en Kiel y Hamburgo. Se insurreccionaron los marineros, quienes en automóviles marcharon sobre Berlín. La huelga general fue proclamada. Las tropas se negaron a reprimir al proletariado insurgente. El Kaiser abdicó y abandonó Berlín. Y los revolucionarios proclamaron la República en Alemania. La revolución tuvo en ese instante un carácter netamente proletario. (tomo 8, pp. 71-72)

Los espartaquistas propugnaron la realización del socialismo a través de la dictadura del proletariado, del gobierno de los soviets. Reclamaron la confiscación de todas las propiedades de la Corona en beneficio de la colectividad; la anulación de las deudas del Estado y los empréstitos de guerra; la expropiación de la propiedad agrícola grande y media y la constitución de cooperativas agrícolas encargadas de administrarlas, mientras las pequeñas propiedades permanecían en manos de sus pequeños poseedores hasta que quisieran voluntariamente unirse a las cooperativas; la nacionalización de todos los bancos, minas, fábricas y grandes establecimientos industriales y comerciales. En suma, los espartaquistas propusieron la actuación en Alemania del programa actuado en Rusia por los maximalistas. Los socialistas mayoritarios, Ebert, Scheidemann, etc., eran adversos a este programa. Y las masas que los seguían no estaban espiritualmente preparadas para una transformación tan radical del régimen de Alemania. Los socialistas independientes, Kautsky, Hasse, Hilferding, etc., se mostraron vacilantes. No se inclinaban por el limitado y opacado reformismo de los socialistas mayoritarios ni por el revolucionarismo de los espartaquistas. Los espartaquistas iniciaron, a la manera bolchevique, una campaña de agitación progresiva. (tomo 8, p. 72-73)

Este fuerte, homogéneo e inteligente estado mayor del espartaquismo, consiguió agitar, sacudir potentemente al proletariado alemán. Las masas obreras alemanas carecían de preparación espiritual y revolucionaria, y de esto os hablaré dentro de un instante al hacer la crítica de la revolución. Sin embargo, los jefes espartaquistas consiguieron organizar una nueva vanguardia proletaria. Esta vanguardia proletaria era una vanguardia de acción; pero los jefes espartaquistas no pretendían lanzarla prematuramente a la conquista del poder. Se proponían usarla para despertar la conciencia del proletariado, capacitarla cada día más para la acción, robustecerla numéricamente, prepararla para el asalto decisivo en la hora oportuna,

La táctica de los socialistas mayoritarios, del gobierno de Ebert y de Scheidemann, consistió por esto en precipitar la acción revolucionaria de los espartaquistas, en atraer a los espartaquistas al combate antes de tiempo, en obligarlos a empeñar la batalla inmaduramente. Los socialistas mayoritarios necesitaban de la violencia de los espartaquistas a fin de reprimir su violencia con una violencia mayor y eliminar de esta suerte a un enemigo crecientemente peligroso. Las masas espartaquistas, imprudentemente, no midieron sus pasos. (...) Los jefes espartaquistas no habían querido nunca conducir a las masas a la lucha, pero una vez emprendida ésta, una vez iniciada la batalla, sintieron que su deber era ocupar su puesto al lado de las masas. (tomo 8, pp. 74-75)

La Revolución Alemana no se ha consumado, porque una revolución no se consuma en meses ni en años; pero tampoco ha abortado, tampoco ha fracasado. La Revolución Alemana se ha iniciado únicamente. Nosotros estamos presenciando su desarrollo. (tomo 8,p. 80)

Un período de reacción burguesa es un período de contra-ofensiva burguesa, pero no de derrota definitiva proletaria. Y, desde este punto de vista, que es lógico, que es justo, que es exacto, que es histórico, el gobierno fascista, la reacción fascista en Italia, es un episodio, un capítulo, un período de la Revolución Italiana, de la guerra civil italiana. El fascismo está en el gobierno; pero el proletariado italiano no ha capitulado, no se ha desarmado, no se ha rendido. Se prepara para la revancha.

Mientras tanto, el fascismo para llegar al gobierno ha necesitado pisotear los principios de la democracia, del parlamentarismo, socavar las bases institucionales del viejo orden de cosas, enseñar al pueblo que el poder se conquista a través de la violencia (subrayado nuestro), demostrarle prácticamente que se conserva el poder sólo a través de la dictadura (subrayado nuestro). Y todo esto es eminentemente revolucionario, profundamente revolucionario. Todo esto es un servicio a la causa de la revolución. (tomo 8, p. 81) (2)

LECCIONES DE LA REVOLUCION HUNGARA

El proceso de la Revolución Húngara es, en sus grandes lineamientos, el mismo. Pero tiene siempre algo de fisonómico, algo de particularmente propio. Además del cansancio, de la fatiga, del descontento de la guerra, prepararon la Revolución Húngara los anhelos de independencia nacional (tomo 8, p. 83)

A la creación de este gobierno revolucionario concurrieron comunistas y social-democráticos. Y este es el signo que distingue la revolución comunista húngara de la revolución comunista rusa. (...) El programa de este gobierno obrero era de un color uniforme; pero los hombres encargados de cumplirlo eran de dos colores diferentes. Una parte del gobierno quería de veras la realización del programa, sentía su necesidad histórica; otra parte del gobierno no creía íntimamente en la posibilidad de la realización de ese programa, lo había admitido a regañadientes, sin optimismo, sin confianza. Los social-democráticos, en su mayoría, veían en la revolución general europea la única esperanza de salvación de la revolución proletaria húngara. (tomo 8, pp. 87-89)

una revolución no es un golpe de estado, no es una insurrección, no es una de aquellas cosas que aquí llamamos revolución por uso arbitrario de esta palabra. Una revolución no se cumple sino en muchos años. Y con frecuencia tiene períodos alternados de predominio de las fuerzas revolucionarias y de predominio de las fuerzas contrarrevolucionarias. (tomo 8, p. 99)

Así como el proceso de una guerra es un proceso de ofensivas y contraofensivas, de victorias y derrotas, mientras uno de los bandos combatientes no capitule definitivamente, mientras no renuncie a la lucha, no está vencido. Su derrota es transitoria; pero no total. (tomo 8, p. 99) (4)

 

LA REVOLUCION CHINA, UNA EXPERIENCIA MÁS CERCANA A NOSOTROS

Del destino de una nación que ocupa un puesto tan principal en el tiempo y en el espacio no es posible desinteresarse. La China pesa demasiado en la historia humana para que no nos atraigan sus hechos y sus hombres.

... espiritual y físicamente, la China está mucho más cerca de nosotros que Europa. La psicología de nuestro pueblo es de tinte más asiático que occidental. (tomo 16, p. 100)

En la China se cumple otra de las grandes revoluciones contemporáneas. Desde hace trece años sacude a ese viejo y escéptico imperio una poderosa voluntad de renovación. La revolución no tiene en la China la misma meta ni el mismo programa que en el Occidente. Es una revolución burguesa y liberal. A través de ella, la China se mueve, con ágil paso, hacia la Democracia. Trece años son muy poca cosa. Más de un siglo han necesitado en Europa las instituciones capitalistas y democráticas para llegar a su plenitud. (tomo 16, pp. 100-101)

 

El impulso revolucionario no puede declinar sino con la realización de sus fines. Los jefes militares se mueven en la superficie del proceso de la Revolución. Son el síntoma externo de una situación que pugna por producir una forma propia. Empujándolos o contrariándolos, actúan las fuerzas de la historia. Miles de intelectuales y de estudiantes propagan en la China un ideario nuevo. Los estu-diantes, agitadores por excelencia, son la levadura de la China naciente. (tomo 16, pp. 104-105)

El proceso de la revolución china, finalmente, está vinculado a la dirección fluctuante de la política occidental. La China necesita para organizarse y desarrollarse un mínimun de libertad internacional. Necesita ser dueña de sus puertos, de sus aduanas, de sus riquezas, de su administración. Hasta hoy depende demasiado de las potencias extranjeras. El Occidente la sojuzga y la oprime. (tomo 16, p. 105)

Las raíces de la agitación antimperialistas son totalmente chinas. No es esta la primera vez que el pueblo chino lucha por su independencia. Los métodos del imperialismo capitalista son más eficaces para empujarlo a la rebelión que las presuntas maniobras de la Tercera Internacional. (tomo 16. pp. 223-224)

El Occidente a este respecto tiene una vasta experiencia. No es posible, sin duda, qua haya olvidado la explosión xenófoba que produjo el movimiento de los boxers El sentimiento chino no ha tenido, de entonces a hoy, ningún motivo para tornarse favorable a las grandes potencias. Por el contrario, su antimperialismo ha aumentado. La China, en los años trascurridos después de la expedición punitiva del general Waldersee, ha adquirido una consciencia nueva. En sus capas populares ha prendido la idea de la revolución. (tomo 16. p. 224)

... las reivindicaciones de la China revolucionaria no constituyen, por esto, una invención ni una maniobra de la Tercera Internacional. Los diversos imperialismos deben buscar los orígenes de la agitación china en su propia conducta. (tomo 16. p. 224)

En la China se contrastan y se oponen, por consiguiente, imperialismos rivales. El acuerdo perma-nente entre sus intereses es imposible. Esta es otra de las circunstancias que favorece el movimiento revolucionario y nacionalista chino. (tomo 16. pp. 224-225)

Si el imperialismo occidental, con la mira de mantener en la China un poder ilegitimo, no se hubiera interpuesto en el camino de la revolución movilizando contra esta las ambiciones de los caciques y generales reaccionarios, el nuevo orden político y social, representado por el gobierno de Cantón, imperaría ya en todo el país. Sin la intervención de Inglaterra, del Japón y de los Estados Unidos, que, alternativa o simultáneamente, subsidian la insurrección ya de uno, ya de otro tuchun, la República China habría liquidado hace tiempo los residuos del viejo régimen y habría asentado, sobre firmes bases, un régimen de paz y de trabajo. (tomo 17, pp. 148-149)

Se explica, por esto, el espíritu vivamente nacionalista -no antiextranjero- de la China revolucionaria. El capitalismo extranjero, en la China, como en todos los países coloniales, es un aliado de la reacción...

Pero es tan fuerte el movimiento revolucionario que ninguna conjuración capitalista o militar, extranjera u nacional, puede atajarlo ni paralizarlo. (tomo 17, p. 149)

Con la China revolucionaria y resurrecta están todas las fuerzas progresistas y renovadoras, de cuyo prevalecimiento final espera el mundo nuevo la realización de sus ideales presentes. (tomo 17, p. 149)

Lo importante en la lucha contra Chang Kai Shek no son los generales que temporalmente pueden apoderarse de alguna de las reivindicaciones de las masas. Es el contenido de clase de estas reivindicaciones. Chang Kai Shek y sus secuaces han podido detener momentáneamente el curso de la revolución con su golpe de estado thermidoriano y con los fusilamientos en masa de los organizadores y agitadores del proletariado. Pero no han podido suprimir el proletariado mismo. Y es aquí donde la revolución tiene su inagotable fermento. (tomo 18, p. 101) (5)

 

LA AGITACION REVOLUCIONARIA Y SOCIALISTA DEL MUNDO ORIENTAL

El tema de esta noche es la agitación revolucionaria y nacionalista en Oriente. He explicado ya la conexión que existe entre la crisis europea y la insurrección del Oriente. Algunos estadistas europeos encuentran en una explotación más metódica, más científica y más intensa del mundo oriental, el remedio del malestar económico del Occidente. Tienen el plan audaz de extraer de las naciones coloniales los recursos necesarios para la convalecencia y la restauración de las naciones capitalistas. Que los braceros de la India, del Egipto, del África o de la América Colonial, produzcan el dinero necesario para conceder mejores salarios a los braceros de Inglaterra, de Francia, de Alemania, de Estados Unidos, etc. (...) El capitalismo europeo trata de sofocar la revolución social de Europa con la distribución entre los trabajadores europeos de las utilidades obtenidas con la explotación de los trabajadores coloniales. Que los trescientos millones de habitantes de Europa occidental y Estados Unidos esclavicen a los mil quinientos millones de habitantes del resto de la tierra. A esto se reduce el programa del capitalismo europeo y norteamericano... Pero este plan es demasiado simplista para ser realizable. A su realización se oponen varios factores. ... El Asia y el África quieren emanciparse ... (tomo 8, pp. 140-141)

Antes, el proletariado, no oponía a la política colonizadora e imperialista de sus gobiernos una resistencia eficaz y convencida. ...El socialismo era una doctrina internacional; pero su internacionalismo concluía en los confines de Occidente, en los límites de la civilización occidental. ... Los trabajadores occidentales consideraban tácitamente natural la esclavitud de los trabajadores coloniales. ... En la Primera Internacional no estuvieron representados sino los trabajadores europeos y los trabajadores norteamericanos. En la Segunda Internacional ingresaron las vanguardias de los trabajadores sudamericanos y de otros trabajadores incorporados en la órbita del mundo europeo, del mundo occidental. Pero la Segunda Internacional continuó siendo una Internacional de los trabajadores de Occidente, un fenómeno de la civilización y de la sociedad europeas. ... Ahora, este estado de ánimo se ha modificado. Los socialistas empiezan a comprender que la revolución social no debe ser una revolución europea, sino una revolución mundial. Los líderes de la revolución social perciben y comprenden la maniobra del capitalismo que busca en las colonias los recursos y los medios de evitar o de retardar la revolución en Europa. Y se esfuerzan por combatir al capitalismo, no sólo en Europa, no sólo en el Occidente, sino en las colonias. La Tercera Internacional inspira su táctica en esta nueva orientación. La Tercera Internacional estimula y fomenta la insurrección de los pueblos de Oriente, aunque esta insurrección carezca de un carácter proletario y de clases, y sea, antes bien, una insurrección nacionalista. ... Sin comprender el carácter decisivo que tiene para la revolución social la emancipación de las colonias del dominio capitalista, esos so-cialistas han objetado a la Tercera Internacional la cooperación que este organismo presta a esa emancipación política de las colonias. Sus razones han sido éstas: El socialismo no debe amparar sino movimientos socialistas. Y la rebelión de los pueblos orientales es una rebelión nacionalista. No se trata de una insurrección proletaria, sino de una insurrección burguesa. Los turcos, los persas, los egipcios, no luchan por instaurar en sus países el socialismo, sino por independizarse políticamente de Inglaterra y de Europa. Los proletarios combaten y se agitan en esos pueblos, confundidos y mezclados con los burgueses. En el Oriente no hay guerra social, sino guerras políticas, guerras de independencia. El socialismo no tiene nada de común con esas insurrecciones nacionalistas que no tienden a liberar al proletariado del capitalismo, sino a liberar a la burguesía india, o persa, o egipcia, de la burguesía inglesa. Esto dicen, esto sostienen algunos líderes socialistas que no estiman, que no advierten todo el valor histórico, todo el valor social de la insurrección del Oriente. (tomo 8, p. 142-144)

Estos hechos revelan una situación nueva en el mundo. ... Existen, en otras palabras, las condiciones históricas, los elementos políticos necesarios para que el Oriente resurja, para que el Oriente se independice, para que el Oriente se libere. Así como, a principios del siglo pasado, los pueblos de América se independizaron del dominio político de Europa, porque la situación del mundo era propicia, era oportuna para su liberación, así ahora los pueblos del Oriente se sacudirán también del dominio político de Europa, porque la situación del mundo es propicia, es oportuna para su liberación. (tomo 8, pp. 146-147) (6)

 

2.- LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA

Desde antes de la guerra se percibían los síntomas de una crisis del régimen democrático. ¿Cuál ha sido el motor de esta crisis? El acrecentamiento y concentración paralelas del capitalismo y del proletariado. (...) La historia nos enseña que las formas de organización social y política de una sociedad corresponden a la estructura, a la tendencia de las fuerzas productivas. (...) La institución típica de la democracia es el parlamento. La crisis de la democracia es una crisis del parlamento. Hemos visto ya cómo los dos grandes poderes contemporáneos son el capital y el trabajo y cómo, por encima del parlamento, estas fuerzas transigen o luchan. Los teóricos de la democracia podrían suponer que estas fuerzas están o deben estar proporcionalmente representadas en el parlamento. Pero no es así. Porque la sociedad no se divide netamente en capitalistas y proletarios. Entre la clase capitalista y la clase proletaria hay una serie de capas amorfas e intermedias. Además, así como toda la clase proletaria no tiene conciencia exacta de sus necesidades históricas y clasistas, así también toda la clase capitalista no está dotada de una conciencia precisa. La mentalidad del gran industrial o del gran banquero no es igual a la mentalidad del rentista medio o del comerciante minorista. Esta dispersión de las clases sociales se refleja en el parlamento que no representa así netamente los dos grandes intereses en juego. El Estado político resulta la representación integral de todas las capas sociales. Pero la fuerza conservadora y la fuerza revolucionaria se polariza en dos agrupaciones únicas de intereses: capitalismo y proletariado. Dentro del régimen parlamentario no caben sino gobiernos de coalición. Ahora se tiende a los gobiernos de facción. (tomo 8, pp. 134-136)

El proletariado intenta el asalto decisivo del Estado y del poder político para transformar la sociedad. Su crecimiento en los parlamentos resulta amenazante para la burguesía. Los instrumentos legales de la democracia han resultado insuficientes para conservar el régimen democrático. El conservadorismo ha necesitado apelar a la acción ilegal, a los medios extralegales. La clase media, la zona intermedia y heterogénea de la sociedad, ha sido el nervio de este movimiento. Desprovista de una conciencia de clase propia, la clase media se considera igualmente distante y enemiga del capitalismo y del proletariado. Pero en ella están representados algunos sectores capitalistas. Y como la batalla actual se libra entre el capitalismo y el proletariado toda intervención de un tercer elemento tiene que operarse en beneficio de la clase conservadora. El capitalismo y el proletariado son dos grandes y únicos campos de gravitación que atraen las fuerzas dispersas. Quien reacciona contra el proletariado sirve al capitalismo. (tomo 8, pp.136-137)

Esto le acontece a la clase media, en cuyas filas ha reclutado su proselitismo el movimiento fascista. El fascismo no es un fenómeno italiano, es un fenómeno internacional. El primer país de Europa donde el fascismo ha aparecido ha sido Italia porque en Italia la lucha social estaba en un período más agudo, porque en Italia la situación revolucionaria era más violenta y decisiva. (tomo 8, p. 137) (7)

Los hombres de la derecha, que son tal vez los más distantes de la doctrina de Wilson, lo clasifican como un gran iluso, como un gran utopista. Los hombres de la izquierda, lo consideran como el último caudillo del liberalismo y la democracia. Los hombres del centro lo exaltan como el apóstol de una ideología clarividente que, contrariada hasta hoy por los egoísmos nacionales y las pasiones bélicas, conquistará al fin la conciencia de la humanidad.

Estas diferentes opiniones y actitudes señalan a Wilson como un líder centrista y reformista.

Wilson no ha sido, evidentemente, un político del tipo de Lloyd George, de Nitti ni de Caillaux. Más que contextura de político ha tenido contextura de ideólogo, de maestro, de predicador. Su idealismo ha mostrado, sobre todo, una base y una orientación éticas. Mas éstas son modalidades de carácter y de educación. Wilson se ha diferenciado, por su temperamento religioso y universitario, de los otros líderes de la democracia. Por su filiación, ha ocupado la misma zona política. Ha sido un representante genuino de la mentalidad democrática, pacifista y evolucionista. Ha intentado conciliar el orden viejo con el orden naciente, el internacionalismo con el nacionalismo, el pasado con el futuro. (p. 42)

La democracia asaltada simultáneamente por la revolución y la reacción, ha entrado en un período de crisis aguda. La burguesía ha renunciado en algunos países a la defensa legal de su dominio, ha apostatado de su fe democrática y ha enfrentado su dictadura a la teoría de la dictadura del proletariado. El fascismo ha administrado, en el más benigno de los casos, una dosis de un litro de aceite castor a muchos fautores de la ideología wilsoniana. Ha renacido ferozmente en la humanidad el culto del héroe y de la violencia. El programa wilsoniano aparece en la historia de estos tiempos como la última manifestación vital del pensamiento democrático. (p. 45)

Wilson no ha sido, en ningún caso, el creador de una ideología nueva sino el frustrado renovador de una ideología vieja. (p. 45)

Pero otros hechos más hondos, extensos y graves revelan, desde hace tiempo, que la crisis mundial es una crisis de la democracia, sus métodos y sus instituciones. Y que, a través de tanteos y de movimientos contradictorios, la organización de la sociedad se adapta lentamente a un nuevo ideal humano. (pp. 49-50)

Lenin es el político de la revolución; Mussolini es el político de la reacción; Lloyd George es el político del compromiso, de la transacción, de la reforma. Ecléctico, equilibrista y mediador, igualmente lejano de la izquierda y de la derecha, Lloyd George no es un fautor del orden nuevo ni del orden viejo. Desprovisto de toda adhesión al pasado y de toda impaciencia del porvenir, Lloyd George no desea ser sino un artesano, un constructor del presente. Lloyd George es un personaje sin filiación dogmática, sectaria, rígida. No es individualista ni colectivista; no es internacionalista ni nacionalista. Acaudilla el liberalismo británico. Pero esta etiqueta de liberal corresponde a una razón de clasificación electoral más que a una razón de diferenciación programática. Liberalismo y conservadorismo son hoy dos escuelas políticas superadas y deformadas. Actualmente no asistimos a un conflicto dialéctico entre el concepto liberal y el concepto conservador sino a un contraste real, a un choque histórico entre la tendencia a mantener la organización capitalista de la sociedad y la tendencia a reemplazarla con una organización socialista y proletaria. (p. 50)

Entre la extrema izquierda y la extrema derecha, entre el fascismo y el bolchevismo, existe todavía una heterogénea zona intermedia, psicológica y orgánicamente democrática y evolucionista, que aspira a un acuerdo, a una transacción entre la idea conservadora y la idea revolucionaria. Lloyd George es uno de los líderes sustantivos de esa zona templada de la política. Algunos le atribuyen un íntimo sentimiento demagógico. Y lo definen como un político nostálgico de una posición revolucionaria. Pero este juicio está hecho a base de datos superficiales de la personalidad de Lloyd George. Lloyd George no tiene aptitudes espirituales para ser un caudillo revolucionario ni un caudillo reaccionario. Le falta fanatismo, le falta dogmatismo, le falta pasión. Lloyd George es un relativista de la política. Y, como todo relativista, tiene ante la vida una actitud un poco risueña, un poco cínica, un poco irónica y un poco humorista. (p. 54)

Frente a frente no están hoy, como antes, dos partidos sino dos clases. (p. 56)

Donde el capitalismo asume la ofensiva contra la revolución, los liberales son absorbidos por los conservadores. Los liberales británicos han capitulado hoy ante los tories, como los liberales italianos capitularon ayer ante los fascistas. También la era fascista se inauguró con el consenso de la mayoría de la clase burguesa de Italia. La burguesía deserta en todas partes del liberalismo.

La crisis contemporánea es una crisis del Estado demo-liberal. La Reforma protestante y el liberalismo han sido el motor espiritual y político de la sociedad capitalista. Quebrantando el régimen feudal, franquearon el camino a la economía capitalista, a sus instituciones y a sus máquinas. El capitalismo necesitaba para prosperar que los hombres tuvieran libertad de conciencia y libertad individual. Los vínculos feudales estorbaban su crecimiento. La burguesía abrazó, la, doctrina liberal. Armada de esta doctrina, abatió la feudalidad y fundó la democracia. Pero la idea liberal es esencialmente una idea crítica, una idea revolucionaria. El liberalismo puro tiene siempre alguna nueva libertad que conquistar y alguna nueva revolución que proponer. Por esto, la burguesía, después de haberlo usado contra la feudalidad y sus tentativas de restauración, empezó a consi-derarlo excesivo, peligroso e incómodo. Mas el liberalismo no puede ser impunemente abandonado. Renegando de la idea liberal, la sociedad capitalista reniega de sus propios orígenes. La reacción conduce como en Italia a una restauración anacrónica de métodos medioevales. El poder político, anulada la democracia es ejercido por condottieri y dictadores de estilo medioeval. (p. 56-57)

Inglaterra es la sede principal de la civilización capitalista. Todos los elementos de este orden social han encontrado allí el clima más conveniente a su crecimiento. En la historia de Inglaterra se conciertan y combinan, como en la historia de ningún otro pueblo, los tres fenómenos solidarios o consanguíneos: capitalismo, protestantismo y liberalismo. Inglaterra es el único país donde la democracia burguesa ha llegado a su plenitud y donde la idea liberal y sus consecuencias, económicas y administrativas, han alcanzado todo su desarrollo. Más aún. Mientras el liberalismo sirvió de combustible del progreso capitalista, los ingleses eran casi unánimemente liberales.

Poco a poco, la misma lucha entre conservadores y liberales perdió su antiguo sentido. La dialéctica de la historia había vuelto a los conservadores algo liberales y a los liberales algo conservadores. Ambas facciones continuaban chocando y polemizando, entre otras cosas, porque la política no es concebible de otro modo. La política, como dice Mussolini, no es un monólogo. El gobierno y la oposición son dos fuerzas y dos términos idénticamente necesarios. Sobre todo, el Partido Liberal alojaba en sus rangos a elementos de la clase media y de la clase proletaria, espontáneamente antitéticos de los elementos de la clase capitalista, reunidos en el Partido Conservador. En tanto que el Partido Liberal conservó este contenido social, mantuvo su personalidad histórica. Una vez que los obreros se independizaron, una vez que el Labour Party entró en su mayor edad, concluyó la función histórica del Partido Liberal. El espíritu crítico y revolucionario del liberalismo trasmigró del Partido Liberal al partido obrero. La facción, escindida primero, soldada después, de Asquith y Lloyd George, dejó de ser el vaso o el cuerpo de la esencia inquieta y volátil del liberalismo. El liberalismo, como fuerza crítica, como ideal renovador se desplazó gradualmente de un organismo envejecido a un organismo joven y ágil. Ramsay Mac Donald, Sydney Webb, Phillipp Snowden, Tres hombres sustantivos del ministerio laborista derrotado en la votación, proceden espiritual e ideológicamente de la matriz liberal. Son los nuevos depositarios de la potencialidad revolucionaria del liberalismo. Prácticamente los liberales y los conservadores no se diferencian en nada. La palabra liberal, en su acepción y en su uso burgueses, es una palabra vacía. La función de la burguesía no es ya liberal sino conservadora. Y, justamente, por esta razón, los liberales ingleses no han sentido ninguna repugnancia para conchabarse con los conservadores. Liberales y conservadores no se confunden y uniforman al azar, sino porque entre unos y otros han desaparecido los antiguos motivos de oposición y de contraste. (pp. 57-58)

El antiguo liberalismo ha cumplido su trayectoria histórica. Su crisis se manifiesta con tanta evidencia y tanta intensidad en Inglaterra, precisamente porque en Inglaterra el liberalismo ha arribado a su más avanzado estadio de plenitud. (p. 58)

El duelo, el conflicto entre la idea conservadora y la idea revolucionaria, ignora y rechaza un tercer término. La política, como todas las cosas, tiene únicamente dos polos. Las fuerzas que están haciendo la historia contemporánea son también solamente dos. (pp. 59-60)

Nitti, como Lloyd George, es un relativista de la política, No es accesible al sectarismo de la derecha ni al sectarismo de la izquierda. Es un político frío, cerebral, risueño, que matiza sus discursos con notas de humorismo y de ironía. (...) Esta generación de políticos relativistas no ha renegado de nada por la sencilla razón de que nunca ha creído ortodoxamente en nada. Es una generación estructuralmente adogmática y heterodoxa. Vive equidistante de las tradiciones del pasado y de las utopías del futuro. No es futurista ni pasadista, sino presentista, actualista. Ante las instituciones viejas y las instituciones venideras tiene una actitud agnóstica y pragmatista. Pero, recónditamente, esta generación tiene también una fe, una creencia. La fe, la creencia en la Civilización Occidental. La raíz de su evolucionismo es esta devoción íntima. Es refractaria a la reacción porque teme que la reacción excite, estimule y enardezca el ímpetu destructivo de la revolución. Piensa que el mejor modo de combatir la revolución violenta es el de hacer o prometer la revolución pacífica. (pp 60-61)

Y, como Wilson hablaba de una nueva libertad, este discípulo y lugarteniente de Nitti habla de una nueva democracia. (p. 68)

Su ilusión reside justamente en este concepto. La nueva democracia de Amendola es tan quimérica como la nueva libertad de Wilson. Es siempre, en la forma y en el fondo, a pesar de cualquier superficial apariencia, la misma democracia capitalista y burguesa que se siente crujir, envejecida, en nuestra época. (p. 68)

Los Estados Unidos, más que una gran democracia son un gran imperio. La forma republicana no significa nada. El crecimiento capitalista de los Estados Unidos tenía que desembocar en una conclusión imperialista. (p. 83)

Es cierto que si los Estados Unidos son un imperio son también una democracia. Bien. Pero lo actual, lo prevaleciente en los Estados Unidos es hoy el imperio. Los demócratas representan más a la democracia; los republicanos representan más el imperio. Es natural, es lógico, por consiguiente, que las elecciones las hayan ganado los republicanos y no los demócratas. (p. 85)

La posición histórica de los partidos católicos en los otros países es sustancialmente la misma. La fortuna de esos partidos está indisolublemente ligada a la fortuna de la política centrista y democrática. Ahí donde esta política es vencida por la política reaccionaria, la democracia católica languidece y se disuelve. Y es que la crisis política contemporánea no es, en particular, una crisis de la democracia irreligiosa sino, en general, una crisis de la democracia capitalista. (p. 91) (8)

3.- El Fascismo

El fascismo, en cambio, tomó posición en la lucha de clases. Y, explotando la ojeriza de la clase media contra el proletariado, la encuadró en sus filas y la llevó a la batalla contra la revolución y contra el socialismo. Todos los elementos reaccionarios, todos los elementos conservadores, más ansiosos de un capitán resuelto a combatir contra la revolución que de un político inclinado a pactar con ella, se enrolaron y concentraron en los rangos del fascismo. Exteriormente, el fascismo conservó sus aires d'annunzianos; pero interiormente su nuevo contenido social, su nueva estructura social, desalojaron y sofocaron la gaseosa ideología d'annunziana. El fascismo ha crecido y ha vencido no como movimiento d'annunziano sino como movimiento reaccionario; no como interés superior a la lucha de clases sino como interés de una de las clases beligerantes. El fiumanismo era un fenómeno literario más que un fenómeno político. El fascismo, en cambio, es un fenómeno eminentemente político. (pp. 19-20)

El partido fascista, antes de la marcha a Roma, era una informe nebulosa. Durante mucho tiempo no quiso calificarse ni funcionar como un partido, El fascismo, según muchos "camisas negras" de la primera hora, no era una facción sino un movimiento. Pretendía ser, más que un fenómeno político, un fenómeno espiritual y significar, sobre todo, una reacción de la Italia vencedora de Vittorio Veneto** contra la política de desvalorización de esa victoria y sus consecuencias. La composición, la estructura de los fasci, explicaban su confusionismo ideológico. Los fasci reclutaban sus adeptos en las más diversas categorías sociales. En sus rangos se mezclaban estudiantes, oficiales, literatos, empleados, nobles, campesinos, y aun obreros. La plana mayor del fascismo no podía ser más policroma. (p.28)

La bandera de la patria cubría todos los contrabandos y todos los equívocos doctrinarios y programáticos. Los fascistas se atribuían la representación exclusiva de la italianidad. Ambicionaban el monopolio del patriotismo. (p. 29)

La conquista de Roma y del poder agravó el equívoco fascista. Los fascistas se encontraron flanqueados por elementos liberales, democráticos, católicos, que ejercitaban sobre su mentalidad y su espíritu una influencia cotidiana enervante. En las filas del fascismo se enrolaron, además, muchas gentes seducidas únicamente por el éxito. La composición del fascismo se tornó espiritual y socialmente más heteróclita. Mussolini no pudo por esto, realizar plenamente el golpe de Estado. Llegó al poder insurreccionalmente; pero buscó, en seguida, el apoyo de la mayoría parlamentaria. Inauguró una política de compromisos y de transacciones. Trató de legalizar su dictadura. Osciló entre el método dictatorial y el método parlamentario. Declaró que el fascismo debía entrar cuanto antes en la legalidad. Pero esta política fluctuante no podía cancelar las contradicciones que minaban la unidad fascista. No tardaron en manifestarse en el fascismo dos ánimas y dos mentalidades antitéticas. Una fracción extremista o ultraísta propugnaba la inserción integral de la revolución fascista en el Estatuto del Reino de Italia. El estado demo-liberal debía, a su juicio, ser reemplazado por el Estado fascista. Una fracción revisionista reclamaba, en tanto, una rectificación más o menos extensa de la política del partido. (pp. 29-30)

Michele Bianchi y Curzio Suckert son los teóricos del fascismo integral. (p. 33)

Bianchi bosqueja la técnica del estado fascista que concibe casi como un trust vertical de sindicatos o corporaciones. (p. 33)

Con esta tendencia convive, en el partido fascista, una tendencia moderada, conservadora, que no reniega el liberalismo ni el Renacimiento, que trabaja por la normalización del fascismo y que pugna por encarrilar el gobierno de Mussolini dentro de una legalidad burocrática. (p. 33)

El fascismo se formó en un ambiente de inminencia revolucionaria —ambiente de agitación, de violencia, de demagogia y de delirio— creado física y moralmente por la guerra, alimentado por la crisis postbélica, excitado por la revolución rusa. En este ambiente tempestuoso, cargado de electricidad y de tragedia, se templaron sus nervios y sus bastones, y de este ambiente recibió la fuerza, la exaltación y el espíritu. El fascismo, por el concurso de estos varios elementos, es un movimiento, una corriente, un proselitismo.

El experimento fascista, cualquiera que sea su duración, cualquiera que sea su desarrollo, aparece inevitablemente destinado a exasperar la crisis contemporánea, a minar las bases de la sociedad burguesa, a mantener la inquietud postbélica. (p. 35)

Por consiguiente, la reacción, arribada al poder, no se conforma con conservar; pretende rehacer. Puesto que reniega el presente, no puede conservarlo ni continuarlo: tiene que tratar de rehacer el pasado. El pasado que se condensa en estas normas: principio de autoridad, gobierno de una jerarquía, religión del Estado, etc. O sea las normas que la revolución burguesa y liberal desgarró y destruyó porque entrababan el desarrollo de la economía capitalista. Y acontece, por tanto que, mientras la reacción se limita a decretar el ostracismo de la Libertad y a reprimir la Revolución, la burguesía bate palmas; pero luego, cuando la reacción empieza a atacar los fundamentos de su poder y de su riqueza, la burguesía siente la necesidad urgente de licenciar a sus bizarros defensores. (p. 36)

El programa del Aventino y de Giolitti es la normalización. Y por su mediocridad, este programa no puede sacudir a las masas, no puede exaltarlas, no puede conducirlas contra el régimen fascista. Sólo en el misticismo revolucionario de los comunistas se constatan los caracteres religiosos que Gentile descubre en el misticismo reaccionario de los fascistas. La batalla final no se librará, por esto, entre el fascismo y la democracia. (p. 41) (9)

 

El fascismo es la reacción. Pero acelera el proceso revolucionario porque destruye las instituciones democráticas. El fascismo ha desvalorizado el parlamento y el sufragio. El fascismo ha enseñado el camino de la dictadura y de la violencia. Antes, la democracia oponía al bolchevismo ruso sus instituciones características: el parlamento y el sufragio universal. Ahora la burguesía desacredita ambas instituciones. Acabamos de asistir en España a un movimiento militar también antiparlamentario.

¿Es posible el frente único de la burguesía? Si; pero sólo provisoriamente, sólo mientras se conjura un asalto decisivo de la revolución. Después, cada uno de los grupos de la burguesía trata de recobrar su autonomía. Ay del proletariado si la burguesía fuera uniformemente inspirada por una sola ideología y un solo interés. Dentro de la burguesía existen contrastes de ideología y de intereses, contrastes que nada puede suprimir. (t. 8, p. 122) (10)

 

4.- LA CRISIS DEL SOCIALISMO

EL LABOUR PARTY

Marx, que descubrió la contradicción entre la forma política y la forma económica de la sociedad capitalista y predijo su ineluctable y fatal decadencia, dio al movimiento proletario una meta final: la propiedad colectiva de los instrumentos de producción y de cambio. Lassalle señaló las metas próximas, las aspiraciones provisorias de la clase trabajadora. Marx fue el autor del programa máximo. Lassalle fue el autor del programa mínimo. La organización y la asociación de los trabajadores no eran posibles si no se les asignaba fines inmediatos y contingentes. Su plataforma, por esto, fue más lassalliana que marxista. La Primera Internacional se extinguió apenas cumplida su misión de proclamar la doctrina de Marx. La Segunda Internacional, tuvo en cambio, un ánima reformista y minimalista. A ella le tocó encuadrar y enrolar a los trabajadores en los rangos del socialismo y llevarlos, bajo la bandera socialista, a la conquista de todos los mejoramientos posibles dentro del régimen burgués: reducción del horario de trabajo, aumento de los salarios, pensiones de invalidez, de vejez, de desocupación y de enfermedad. El mundo vivía entonces una era de desenvolvimiento de la economía capitalista. Se hablaba de la Revolución como de una perspectiva mesiánica y distante. La política de los partidos socialistas y de los sindicatos obreros no era, por esto, revolucionaria sino reformista. El proletariado quería obtener de lo burguesía todas las concesiones que ésta se sentía más o menos dispuesta a acordarle. Congruentemente, la acción de los trabajadores era principalmente sindical y económica. Su acción política se confundía con la de los radicales burgueses. Carecía de una fisonomía y un color nítidamente clasistas. (tomo 1, pp. 117-118

La guerra abrió una situación revolucionaria. Y desde entonces, una nueva corriente ha pugnado por prevalecer en el proletariado mundial. Y desde entonces, coherentemente con esa nueva corriente, los laboristas ingleses han sentido la necesidad de afirmar su filiación socialista y su meta revolucionaria. Su acción ha dejado de ser exclusivamente económica y ha pasado a ser prevalentemente política. El proletariado británico ha ampliado sus reivindicaciones. Ya no le ha interesado sólo la adquisición de tal o cual ventaja económica. Le ha preocupado la asunción total del poder y la ejecución de una política netamente proletaria. Los espectadores superficiales y empíricos de la política y de la historia se han sorprendido de la mudanza. ¡Cómo! -han exclamado- ¡estos mesurados, estos cautos, estos discretos laboristas ingleses resultan hoy socialistas! ¡Aspiran también, revolucionariamente, a la abolición de la propiedad privada del suelo, de los ferrocarriles y de las máquinas! Cierto, los laboristas ingleses son también socialistas. Antes no lo parecían; pero lo eran. No lo parecían porque se contentaban con la jornada de ocho horas, el alza de los salarios, la protección de las cooperativas, la creación de los seguros sociales. (tomo 1, p. 119)

El lenguaje del Labour Party es hasta hoy evolucionista y reformista. Y su táctica es aún democrática y electoral. Pero esta posición suya no es excepcional, no es exclusiva. Es la misma posición de la mayoría de los partidos socialistas y de los sindicatos obreros de Europa. La élite, la aristocracia del socialismo proviene de la escuela de la Segunda Internacional. Su mentalidad y su espíritu se han habituado a una actividad y un oficio reformistas. Sus órganos mentales y espirituales no consiguen adaptarse a un trabajo revolucionario. Constituye una generación de funcionarios socialistas y sindicales, desprovistos de aptitudes espirituales para la revolución, conformados para la colaboración y la reforma, impregnados de educación democrática, domesticados por la burguesía. (tomo 1, p. 119)

El Labour Party no es estructural y propiamente un partido. En Inglaterra la actividad política del proletariado no está desconectada ni funciona separada de su actividad económica. Ambos movimientos, el político y el económico, se identifican y se consustancian. Son aspectos solidarios de un mismo organismo. El Labour Party resulta, por esto, una federación de partidos obreros. (...) (tomo 1, pp. 119-120)

EL SOCIALISMO EN FRANCIA

El socialismo se dividía en Francia, hasta fines del siglo pasado, en varias escuelas y diversas agrupaciones. (tomo 1, p 122)

El Partido Obrero, dirigido por Guesde y Lafargue, representaba oficialmente el marxismo y la táctica clasista. El Partido Socialista Revolucionario, emanado del blanquismo,* encarriaba la tradición revolucionaria francesa de la Comuna. Vaillant era su más alta figura. Los independientes reclutaban sus prosélitos, más que en la clase obrera, en las categorías intelectuales. En su estado mayor se daban cita no pocos diletantes del socialismo. Al lado de la figura de un Jaurés se incuba-ba, en este grupo, la figura de un Viviani.

En el sector socialista francés había nueve matices; pero, en realidad no había sino dos tendencias: la tendencia clasista y la tendencia colaboracionista. Y, en último análisis, estas dos tendencias no necesitaban sino entenderse sobre los límites de su clasismo y de su colaboracionismo para arribar fácilmente a un acuerdo. A la tendencia clasista o revolucionaria le tocaba reconocer que, por el momento, la revolución debía ser considerada como una meta distante y la lucha de clases reducida a sus más moderadas manifestaciones. A la tendencia colaboracionista le tocaba conceder en cambio, que la colaboración no significase, también por el momento, la entrada de los socialistas en un ministerio burgués. Bastaba eliminar esta cuestión para que la vía de la polarización socialista quedase franqueada. (tomo 1, p. 122-123)

Pero la política del partido unificado no siguió, por esto, un rumbo revolucionario. La unificación fue el resultado de un compromiso entre las dos corrientes del socialismo francés. La corriente colaboracionista renunció a una eventual intervención directa en el gobierno de la Tercera República; pero no se dejó absorber por la corriente clasista. Por el contrario, consiguió suavizar su antigua intransigencia. En Francia, como en las otras democracias occidentales, el espíritu revolucionario del socialismo se enervaba y desfibraba en el trabajo parlamentario. (tomo 1, p. 124)

La guerra rompió este proceso de crecimiento. El pacifismo humanitario y estático de la socialdemocracia europea se encontró de improviso frente a la realidad dinámica y cruel del fenómeno bélico. (tomo 1, p. 125)

La burocracia del Partido Socialista y de la Confederación General del Trabajo carecía de impulso revolucionario. No podía, por ende, enrolarse en la nueva Internacional. Un estado mayor de tribunos, escritores, funcionarios y abogados que no habían salido todavía del estupor de la guerra, no podía ser el estado mayor de una revolución. Tendía, forzosamente, a la vuelta a la beata y cómoda existencia de demagogia inocua y retórica, interrumpida por la despiadada tempestad bélica. Toda esta gente se sentía normalizadora; no se sentía revolucionaria. Pero la nueva generación socialista se movía, por el contrario, hacia la revolución. (tomo 1, pp. 125-126)

El comunismo prevaleció en las masas; el socialismo en el grupo parlamentario. (tomo 1, p. 126)

Al período de ofensiva proletaria seguía un período de contraofensiva burguesa. La esperanza de una revolución mundial inmediata se desvanecía. La fe y la adhesión de las masas volvían, por consiguiente, a los viejos jefes. Bajo el gobierno del Bloque Nacional, el socialismo reclutó en Francia muchos nuevos adeptos. Hacia un socialismo moderado y parlamentario afluían las gentes que, en otros tiempos hubiesen afluido al radicalismo. (tomo 1, p. 126)

 

EL PARTIDO COMUNISTA FRANCES

El Partido Comunista Francés nació de la misma matriz que los otros partidos comunistas de Europa. Se formó, durante los últimos años de la guerra, en el seno del socialismo y del sindicalismo. Los descontentos de la política del Partido Socialista y de la Confederación General del Trabajo -los que en plena guerra osaron condenar la adhesión del socialismo a la "unión sagrada" y a la guerra- fueron su primera célula. Hubo pocos militantes conocidos entre estos precursores. En esta minoría minúscula, pero dinámica y combativa, (tomo 1, p. 131-132)

Al nuevo Partido Comunista había trasmigrado una buena parte de la mentalidad y del espíritu del viejo Partido Socialista. Muchos militantes habían dado al comunismo una adhesión sólo sentimental e intelectual que su saturación democrática no les consentía mantener. Educados en la escuela del socialismo prebélico, no se adaptaban al método bolchevique. Espíritus demasiado críticos, demasiado racionalistas, demasiado enfants du siécle, no compartían la exaltación religiosa, mística, del bolchevismo. Su trabajo, su juicio, un poco escépticos en el fondo, no correspondían al estado de ánimo de la Tercera Internacional. Este contraste engendró una crisis. Los elementos de origen y de psicología reformistas tenían que ser absorbidos o eliminados. Su presencia paralizaba la acción del joven partido. (tomo 1, pp. 132-133)

La fractura del Partido Socialista fue seguida de la fractura de la Confederación General del Trabajo. (...) (tomo 1, p. 133)

La C.G.T. se escindía porque los sindicatos necesitaban optar entre la vía de la revolución y la vía de la reforma. El sindicalismo revolucionario cedía su puesto, en la guerra social, al comunismo. La lucha, desplazada del terreno económico a un terreno político, no podía ser gobernada por los sindicatos, de composición inevitablemente heteróclita, sino por un partido homogéneo. En el hecho, aunque no en la teoría, los sindicalistas de las dos tendencias se sometían a esta necesidad. La antigua Confederación del Trabajo obedecía la política del Partido Socialista; la nueva Confederación (C. G. T. U.) obedecía la política del Partido Comunista. Pero también en el campo sindical debía cumplirse una clasificación, una polarización, más o menos lenta y laboriosa, de las dos tendencias. La ruptura no había resuelto la cuestión: la había planteado solamente. (tomo 1, p. 134)

Estas amputaciones no han debilitado al partido en sus raíces. Las elecciones de mayo fueron una prueba de que, por el contrario, las bases populares del comunismo se habían ensanchado. La lista comunista alcanzó novecientos mil votos. Estos novecientos mil votos no enviaron a la Cámara sino veintiséis militantes del comunismo, porque tuvieron que enfrentarse solos a los votos combinados de dos alianzas electorales; el Bloque Nacional y el Cartel de Izquierdas. El partido ha perdido, en sus sucesivas depuraciones, algunas figuras; pero ha ganado en homogeneidad. Su bolcheviquización parece conseguida. (tomo 1, p. 135)

El partido comunista francés no prepara ningún apresurado y novelesco asalto del poder. Trabaja por atraer a su programa a las masas de obreros y campesinos. Derrama los gérmenes de su propaganda en la pequeña burguesía. Emplea, en esta labor, legiones de misioneros. Los doscientos mil ejemplares diarios de L'Humanité difunden en toda Francia sus palabras de orden. (tomo 1, p. 135-136)

En el vocabulario comunista, el término parlamentario no tiene su acepción clásica. Los parlamentarios comunistas no parlamentan. El parlamento es para ellos únicamente una tribuna de agitación y de crítica. (tomo 1, p. 136)

 

EBERT Y LA SOCIAL-DEMOCRACIA ALEMANA

Dentro del régimen capitalista, arribado a su plenitud, la organización obrera no tendía sino a conquistas prácticas. El proletariado usaba la fuerza de sus sindicatos y de sus sufragios para obtener de la burguesía ventajas inmediatas. En Francia y en otras naciones de Europa apareció el sindicalismo revolucionario como una reacción contra este socialismo domesticado y parlamentario, Pero en Alemania no encontró el sindicalismo revolucionario un clima favorable. El movimiento socialista alemán se insertaba cada vez más dentro del orden y del Estado burgueses. (tomo 1, p. 142)

La burocracia del Partido Socialista y de los sindicatos obreros estaba compuesta de mesurados ideólogos y de prudentes funcionarios, impregnados de la ideología de la clase burguesa. El proletariado creía ortodoxamente en los mismos mitos que la burguesía la Razón, la Evolución, el Progreso. El magro bienestar del proletariado se sentía solidario del pingüe bienestar del capitalismo. El fenómeno era lógico. La función reformista había creado un órgano reformista. La experiencia y la práctica de una política oportunista habían desadaptado, espiritual e intelectualmente, a la burocracia del socialismo para un trabajo revolucionario. (tomo 1, pp. 142-143)

La personalidad de Ebert se formó dentro de este ambiente. Ebert, enrolado en un sindicato, ascendió de su rango modesto de obrero manual al rango conspicuo de alto funcionario de la social-democracia. Todas sus ideas y todos sus actos estaban rigurosamente dosificados a la temperatura política de la época. En su temperamento se adunaban las cualidades y los defectos del hombre del pueblo, rutinario, realista y práctico. Desprovisto de genio y de elan, dotado sólo de buen sentido popular, Ebert era un condottiere perfectamente adecuado a la actividad prebélica de la social-democracia. Ebert conocía y comprendía la pesada maquinaria de la social-democracia que, orgullosa de sus dos millones de electores, de sus ciento diez diputados, de sus cooperativas y de sus sindicatos, se contentaba con el rol que el régimen monárquico-capitalista le había dejado asumir en la vida del Estado alemán. El puesto de Bebel, en la dirección del partido socialista, quizá por esto permanecía vacante. La social democracia no necesitaba en su dirección un líder. Necesitaba, más bien, un mecánico. Ebert no era un mecánico; era un talabartero. Pero para el caso un talabartero era lo mismo, si no más apropiado. Los viejos teóricos de la social-democracia -Kautsky, Bernstein, etc.- no tenían talla de conductores. El partido socialista los miraba como a ancianos oráculos, como a venerables depositarios de la erudición socialista; pero no como a capitanes o caudillos. Y las figuras de la izquierda del partido, Karl Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Franz Mehring, no correspondían al estado de ánimo de una mayoría que rumiaba mansamente sus reformas. (tomo 1, pp. 143-144)

La guerra reveló a la social-democracia todo el alcance histórico de sus compromisos con la burguesía y el Estado. El pacifismo de la social-democracia no era sino una inocua frase, un platónico voto de los congresos de la Segunda Internacional. En realidad, el movimiento socialista alemán estaba profundamente permeado de sentimiento nacional. La política reformista y parlamentaria había hecho de la social-democracia una rueda del Estado. Los ciento diez diputados socialistas votaron en el Reichstag* a favor del primer crédito de guerra. Catorce de estos diputados, con Haase, Liebknecht y Ledebour a la cabeza, se pronunciaron en contra, dentro del grupo; pero en el parlamento, por razón de disciplina, votaron con la mayoría. El voto del grupo parlamentario socialista se amparaba en el concepto de que la guerra era una guerra de defensa. Más tarde, cuando el verdadero carácter de la guerra empezó a precisarse, la minoría se negó a seguir asociándose a la responsabilidad de la mayoría. Veinte diputados socialistas se opusieron en el Reichstag a la tercera demanda de créditos de guerra. Los líderes mayoritarios, Ebert y Scheideman, reafirmaron entonces su solidaridad con el Estado. Y, desde ese voto, pusieron su autoridad al servicio de la política imperial. La minoría fue expulsada del partido. (tomo. 1, pp. 144)

--------------
* Antiguo nombre del Parlamento alemán.

Sobrevino un acontecimiento histórico que jamás habían supuesto tan cercano sus pávidas previsiones: la revolución. Las masas obreras, agitadas por la guerra, animadas por el ejemplo ruso, se movieron resueltamente a la conquista del poder. Los líderes social-democráticos, los funcionarios de los sindicatos, empujado por la marea popular, tuvieron que asumir el gobierno. (tomo 1, p.144-145)

Walter Rathenau ha escrito que "la revolución alemana fue la huelga general de un ejército vencido". Y la frase es exacta. El proletariado alemán no se encontraba espiritualmente preparado para la revolución. Sus líderes, sus burócratas, durante largos años, no habían hecho otra cosa que extirpar de su acción y de su ánima todo impulso revolucionario. La derrota inauguraba un período revolucionario antes que los instrumentos de la revolución estuviesen forjados. Había en Alemania, en suma, una situación revolucionaria; pero no había casi líderes revolucionarios ni conciencia revolucionaria. Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Mehring, Joguisches, Leviné, disidentes de la minoría -que, convertida en Partido Socialista Independiente, sé mantenía en una actitud hamlética, indecisa, vacilante- reunieron en la Spartacusbund* a los elementos más combativos del socia-lismo. Las muchedumbres comenzaron a reconocer en la Spartacusbund el núcleo de una verdadera fuerza revolucionaria y a sostener, insurreccionalmente, sus reivindicaciones. (tomo 1, p. 145)

Les tocó entonces a Ebert y a la social-democracia ejercer la represión de esta corriente revolucionaria. En las batallas revolucionarias de enero y marzo de 1919 cayeron todos los jefes de la Spartacusbund. Los elementos reaccionarios y monárquicos, bajo la sombra del gobierno social-democrático, se organizaron marcial y fascísticamente con el pretexto de combatir al comunismo. La república los dejó hacer. Y, naturalmente, después de haber abatido a los hombres de la revolución, las balas reaccionarias empezaron a abatir a los hombres de la democracia. Al asesinato de Kurt Eisner, líder de la revolución bávara, siguió el de Haase, líder socialista independiente. Al asesinato de Erzberger, líder del partido católico, siguió el de Walter Rathenau, líder del partido demócrata. (tomo 1, p. 145-146)

--------------
* Spartacusbund: Liga de Espartaco. Nombre del Partido Comunista Alemán fundado por Carlos Liebknecht.

La política social-demócrata ha tenido en Alemania resultados que descalifican el método reformista. Los socialistas han perdido, poco a poco, sus posiciones en el gobierno. Después de haber acaparado íntegramente el poder, han concluido por abandonarlo del todo, desalojados por las maniobras reaccionarias. (tomo 1, p. 146)

Los diputados socialistas al Reichstag son ahora ciento treinta. Ningún otro partido tiene una representación tan numerosa en el parlamento. Pero esta fuerza parlamentaria no consiente a los socialistas controlar el poder. (tomo 1, p. 146)

Ebert ha personificado en el gobierno el espíritu de su burocracia. (tomo 1, p. 146) (11)

 

ZINOVIEV Y LA TERCERA INTERNACIONAL

La función de la Segunda Internacional fue casi únicamente una función organizadora. Los partidos socialistas de esa época efectuaban una labor de reclutamiento. Sentían que la fecha de la revolución social se hallaba lejana. Se propusieron, por consiguiente, la conquista de algunas reformas interinas. El movimiento obrero adquirió así un ánima y una mentalidad reformistas. El pensamiento de la socialdemocracia lassalliana* dirigió a la Segunda Internacional. A consecuencia de este orientamiento, el socialismo resultó insertado en la democracia. Y la Segunda Internacional, por esto, no pudo nada contra la guerra. Sus líderes y secciones se habían habituado a una actitud reformista y democrática. Y la resistencia a la guerra reclamaba una actitud revolucionaria. El pacifismo de la Segunda Internacional era un pacifismo extático, platónico, abstracto. La Segunda Internacional no se encontraba espiritual ni materialmente preparada para una acción revolucionaria. Las minorías socialistas y sindicalistas trabajaron en vano por empujarla en esa dirección. La guerra fracturó y disolvió la Segunda Internacional. Únicamente algunas minorías continuaron representando su tradición y su ideario. Estas minorías se reunieron en los congresos de Khiental y Zimmerwald, donde se bosquejaron las bases de una nueva organización internacional. La revolución rusa impulsó este movimiento. En marzo de 1919 quedó fundada la Tercera Internacional. Bajo sus banderas se han agrupado los elementos revolucionarios del socialismo y del sindicalismo. (tomo 1, pp. 113-114)

La Segunda Internacional fue una máquina de organización y que la Tercera Internacional es una máquina de combate. (tomo 1, p. 115) (12)

II.- LA EXPERIENCIA LATINOAMERICANA

1.- La revolución mejicana

La revolución no tenía aún un programa; pero este programa empezaba a bosquejarse Su primera reivindicación concreta era la reivindicación de la tierra usurpada por los latifundistas.

... el laicismo en México -aunque subsistan en muchos hombres del régimen residuos de una mentalidad radicaloide y anticlerical- no tiene ya el mismo sentido que en los viejos Estados burgueses. Las formas políticas y sociales vigentes en México no representan una estación del liberalismo sino del socialismo. Cuando el proceso de la Revolución se haya cumplido plenamente, el Estado mexicano no se llamará neutral y laico sino socialista. (tomo 12, pp. 45-46)

... la Revolución Mexicana se encuentra en su estadio de revolución democrático-burguesa... (tomo 12, p. 65)

La reforma agraria -en la cual reconoció avisadamente Obregón el objetivo capital del movimiento popular – (...) (tomo 12, p. 49)

La fuerza de la Revolución residió siempre en la alianza de agraristas y laboristas, esto es de las masas obreras y campesinas. Las tendencias conservadoras, las fuerzas burguesas, han ganado una victoria al insidiar su solidaridad y fomentar su choque. (tomo 12, p. 55)

El frente revolucionario -alianza variopinta, conglomerado heterogéneo, dentro del cual el crecimiento de un capitalismo brioso, agudizando el contraste de los diversos intereses sociales y políticos, rompía un equilibrio y una unidad contingentes, creados por la lucha contra la feudalidad y el porfirismo- (...) (tomo 12, p. 60)

Tanto en tiempos de flujo revolucionario, como de reflujo reaccionario, y tal vez más precisa y nítidamente en éstos que en aquéllos, la experiencia histórica iniciada en México por la insurrección de Madero y el derribamiento de Porfirio Díaz, suministra al observador un conjunto precioso y único de pruebas de la ineluctable gravitación capitalista y burguesa de todo movimiento político dirigido por la pequeña burguesía, con el confusionismo ideológico que le es propio. (tomo 12, p. 66)

México hizo concebir a apologistas apresurados y excesivos la esperanza tácita de que su revolución proporcionaría a la América Latina el patrón y el método de una revolución socialista, regida por factores esencialmente latinoamericanos, con el máximo ahorro de teorización europeizante. (tomo 12, p. 66)

Froylán C. Manjarrez, en un estudio aparecido en la revista Crisol, pretende que, para la etapa de gradual transición del capitalismo al socialismo, la vida «nos ofrece ahora esta solución: entre el Estado capitalista y el Estado socialista hay un Estado intermedio: el Estado como regulador de la economía nacional, cuya misión corresponde al concepto cristiano de la propiedad, triunfante hoy, el cual asigna a ésta funciones sociales...». Lejos de todo finalismo y de todo determinismo, los fascistas se atribuyen en Italia la función de crear, precisamente, este tipo de Estado nacional y unitario. El Estado de clase es condenado en nombre del Estado superior a los intereses de las clases, conciliador y árbitro, según los casos, de esos intereses. Eminentemente pequeño-burgueses, no es raro que esta idea, afirmada ante todo por el fascismo, en el proceso de una acción inequívoca e inconfundiblemente contrarrevolucionaria, aparezca ahora incorporada en el ideario de un régimen político, surgido de una marejada revolucionaria. Los pequeño-burgueses de todo el mundo se parecen, aunque unos se remonten sucesivamente a Maquiavello, el Medioevo y el Imperio Romano y otros sueñen cristianamente en un concepto de la propiedad que asigna a ésta funciones sociales. El Estado regulador de Froylán C. Manjarrez no es otro que el Estado fascista. Poco importa que Manjarrez prefiera reconocerlo en el Estado alemán, tal como se presenta en la Constitución de Weimar. (tomo 12, pp. 67-68)

Ni la Carta de Weimar ni la presencia del Partido Socialista en el gobierno han quitado al Estado alemán el carácter de Estado de clase, de Estado demo-burgués. Los socialistas alemanes, que retrocedieron en 1918 ante la revolución -actitud que precisamente tiene su expresión formal en la Constitución de Weimar- no se proponen más que la transformación lenta, prudente, de este Estado, que saben dominado por los intereses del capitalismo. (tomo 12, p. 68)

... el gobierno mexicano reniega la verdadera misión de la Revolución Mexicana: la sustitución del régimen porfirista despótico y semi-feudal por un régimen democrático burgués. (tomo 12, p. 69)

El Estado regulador, el Estado intermedio, definido como órgano de la transición del capitalismo al socialismo, aparece concretamente como una regresión. No sólo no es capaz de garantizar a la organización política y económica del proletariado las garantías de la legalidad demo-burguesa, sino que asume la función de atacarla y destruirla, apenas se siente molestado por sus más elementales manifestaciones. Se proclama depositario absoluto e infalible de los ideales de la Revolución. Es un Estado de mentalidad patriarcal que, sin profesar el socialismo, se opone a que el proletariado -esto es la clase a la que históricamente incumbe la función de actuarlo- afirme y ejercite su derecho a luchar por él, autónomamente de toda influencia burguesa o pequeño-burguesa.

Ninguna de estas constataciones discute a la Revolución Mexicana su fondo social, ni disminuye su significación histórica. El movimiento político que en México ha abatido el porfirismo, se ha nutrido, en todo lo que ha importado avance y victoria sobre la feudalidad y sus oligarquías, del sentimiento de las masas, se ha apoyado en sus fuerzas y ha estado impulsado por un indiscutible espíritu revolucionario. Es, bajo todos estos aspectos, una extraordinaria y aleccionadora experiencia. Pero el carácter y los objetivos de esta revolución, por los hombres que la acaudillaron, por los factores económicos a que obedeció y por la naturaleza de su proceso, son los de una revolución democrático-burguesa. El socialismo no puede ser actuado sino por un partido de clase; no puede ser sino el resultado de una teoría y una práctica socialistas. Los intelectuales adherentes al régimen, agrupados en la revista Crisol, toman a su cargo la tarea de "definir y esclarecer la ideología de la Revolución". (tomo 12, p. 69-70)

Se reconoce, por consiguiente, que no estaba definida ni esclarecida. Los últimos actos de represión, dirigidos en primer término contra los refugiados políticos extranjeros, cubanos, venezolanos, etc., indican que este esclarecimiento va a llegar con retardo. Los políticos de la Revolución Mexicana, bastante distanciados entre ellos por otra parte, se muestran cada día menos dispuestos a proseguirla como revolución democrático-burguesa. Han dado ya máquina atrás. Y sus teóricos nos sirven, en tanto, con facundia latinoamericana, una tesis del Estado regulador, del Estado intermedio, que se parece como una gota de agua a otra gota a la tesis del Estado fascista. (tomo 12, p. 70) (13)

Pero sus mismos modestos resultados, que, como observa Araquistain, «no han impedido que los expropiados hayan puesto y sigan poniendo el grito en el cielo», no habrían sido posibles sin la acción armada de las masas campesinas. Madero, después de haber derrocado a Porfirio Díaz, no supo comprender las reivindicaciones de Zapata. Carranza, elevado al poder por las fuerzas populares revolucionarias, sublevadas contra el traidor Victoriano Huerta, no tendió a otra cosa que a la restauración del porfirismo. (tomo 12, p. 92)

Sin duda, una revolución continúa la tradición de un pueblo, en el sentido de que es una energía creadora de cosas e ideas que incorpora definitivamente en esa tradición enriqueciéndola y acrecentándola. Pero la revolución trae siempre un orden nuevo, que habría sido imposible ayer. La revolución se hace con materiales históricos; pero, como diseño y como función, corresponde a necesidades y propósitos nuevos. (tomo 12, p. 93) (14)

2.- LA POLITICA IBEROAMERICANA

ARGENTINA

 

Dos grandes bloques electorales se disputarán la presidencia de la república en las próximas elecciones argentinas: el radicalismo, irigoyenista y el radicalismo antipersonalista. (t. 12, p. 137)

Concurrirán además a las elecciones, con candidatura propia, el Partido Socialista y el Partido Comunista. Pero, la concurrencia de ambos, sólo tiene por objeto afirmar su autonomía ante los dos bloques burgueses. El comunismo conforme a su práctica mundial asistirá a las elecciones con meros fines de agitación y propaganda clasistas. (tomo 12, pp. 137-138)

Irigoyen, en el poder, ha decepcionado a muchos de los que esperaban no se sabe qué milagros de su demagógica panacea populista. (tomo 12, p. 140)

CHILE

En la América indo-española se cumple, gradualmente, un proceso de liquidación de ese régimen oligárquico y feudal que ha frustrado, durante tantos años, el funcionamiento de la democracia formalmente inaugurada por los legisladores de la revolución de la independencia. (tomo 12, p. 141)

Alessandri usó, en su campaña electoral, una vigorosa predicación antioligárquica. (...)

La ascensión de Alessandri a la presidencia de la república, por todas estas razones, no marcaba el fin sino el comienzo de una batalla. Tenía el valor de un episodio. La batalla seguía más exasperada y más violenta. (tomo 12, p. 141-142)

... los cauces legales no pueden contener una acción revolucionaria. El método democrático de Alessandri, mientras por una parte resultaba impotente para constreñir a los conservadores a mantenerse en una actitud estrictamente constitucional; por la otra, abría las válvulas de las legítimas aspiraciones de la izquierda. Amenazada en sus intereses, la plutocracia se aprestaba a conquistar el poder mediante un golpe de mano. (...)

Un golpe de mano fue rectificado o anulado con otro golpe de mano. (Rudos golpes ambos para los pávidos e ilusos asertores de la legalidad a ultranza). (...)

No se sale en vano de la legalidad, sea en el nombre de un interés reaccionario, sea en el nombre de un interés revolucionario. (...) una revolución no termina hasta que no crea una legalidad nueva. Hacia ese fin se mueven los revolucionarios chilenos. Por eso, se habla de convocatoria a una asamblea constituyente. (tomo 12, pp. 142-143)

 

NICARAGUA

Estados Unidos necesita, más que nunca, volverse hacia el Continente Americano, donde la guerra le ha consentido desterrar en parte la antes omnipotente influencia de Inglaterra.

Estas razones impiden a la opinión latinoamericana considerar el conflicto de Nicaragua como un conflicto al cual son extraños sus intereses. La solidaridad con Nicaragua, representada y defendida por el gobierno constitucional de Sacasa, se manifiesta, por esto, sin reservas.

Y del juicio continental, más aún que los desmanes del imperialismo yanqui, salen condenadas las traiciones de los caciques centroamericanos que se ponen en su servicio. (tomo 12, p. 147)

El único camino de resistencia activa al dominio yanqui, era el camino heroico de Sandino. El Partido Liberal no podía tomarlo.

Desde que la bandera de la lucha armada quedó exclusivamente en manos de Sandino y de su aguerrida e intrépida legión, la solución liberal se presentó como la mejor para el interés norteamericano. (...)

Pero estas ventajas de la solución liberal no se habrían mostrado tan claramente si Sandino no hubiese mantenido impertérrito, su actitud rebelde. La presidencia de un liberal tiene la función de reducir al mínimo los estímulos capaces de alimentar la hoguera sandinista. Moncada, en el poder, debe testimoniar la neutralidad yanqui, la corrección de las elecciones, la plenitud de la soberanía popular. La democracia, en este caso, sirve mejor que la dictadura. (tomo 12, p. 149)

VENEZUELA

El golpe de mano de Curazao revela el arrojo de los revolucionarios al mismo tiempo que la cuidadosa preparación de su plan. La principal dificultad para una insurrección de masas en Venezuela es la falta de armas. Los revolucionarios no pueden procurárselas sino asaltando los depósitos de las guarniciones militares. Tienen además que combinar la toma de las armas con la irrupción de los grupos que aguardan desarmados cerca de las fronteras la hora de entrar en combate. ...

La toma de Cumaná, aunque se ha resuelto en un desastre para los revolucionarios, según los telegramas de Caracas publicados el martes por los diarios, es signo de que el movimiento continúa tenaz, empleando la estrategia de presentar combate a las fuerzas de Gómez en distintos frentes.
(tomo 12, pp. 160-161)

 

HAITI

No se han modificado los métodos de Estados Unidos en la América colonial. No pueden modificarse La violencia no es empleada en los países sometidos a la administración yanqui por causas accidentales. Tres hechos señalan en el último lustro la acentuación de la tendencia marcial de la política norteamericana en esos países: la intervención contra la huelga de Panamá, la ocupación y la campaña de Nicaragua y la reciente declaratoria del estado de sitio en Haití. La retórica de buena voluntad es impotente ante estos hechos. (tomo 12, p. 161)

Hispano América tiene ya larga experiencia de estas cosas. Empieza a comprender que lo que la salvará no son las admoniciones al imperialismo yanqui, sino una obra profunda y sistemática de defensa, realizada con firmeza y dignidad, en la que tendrá de su lado a las fuerzas nuevas de los Estados Unidos. (tomo 12, p. 162) (15)

 

FASCISMO EN SUDAMERICA (16)

FALTA: Fascismo sudamericano, los intelectuales y la revolución

III.- Sobre el Estado y problemas relacionados

1.- Estado, revolución, elecciones y partidos

Falcón olvida que el Estado demo-liberal es el órgano de la clase capitalista. Su revisionismo lo mueve a prescindir de la existencia o la realidad de las clases y más aún de su conflicto. El afán de considerar y examinar, particular y concretamente, el conflicto minero, lo lleva a separarlo y distinguirlo del conflicto entre capitalismo y socialismo.

El Estado, pues, no es neutro, -como Falcón necesitaría que fuese para que su tesis se apoyara en la realidad-; el Estado se atiene a sus principios y no a los hechos; el Estado representa un sistema y una doctrina que no aceptan sino por fuerza un concepto o, mejor, un procedimiento que les sea extraño. (tomo 13, pp. 230-231) (17)

“Pero el presente es la vida. Y la vida es la fuente de la fantasía y del arte. Y, mientras la reacción es el instinto de conservación, el estertor agónico del pasado, la revolución es la gestación dolorosa, el parto sangriento del presente” (tomo 1, p. 21).

“Pero la historia tiene como escenario la tierra y no el mar. Y tiene como asunto central la política y no la poesía. La política que reclama de sus actores contacto constante y metódico con la realidad, con la ciencia, con la economía, con todas aquellas cosas que la megalomanía de los poetas desconoce y desdeña. En una época normal y quieta de la historia D'Annunzio no habría sido un protagonista de la política. Porque en épocas normales y quietas la política es un negocio administrativo y burocrático. Pero en esta época de neo-romanticismo, en esta época de renacimiento del Héroe, del Mito y de la Acción, la política cesa de ser oficio sistemático de la burocracia y de la ciencia” (tomo 1, p. 23). (18)

La revolución está hecha de muchos episodios como el de Los de abajo, pero está hecha también y sobre todo, de un gran caudal de anhelos y de impulsos populares y, después de mucho estrellarse y desbordarse, se abrió el hondo cauce por el cual corre ahora. La guerrilla es un arroyo que baja de la sierra, para perderse a veces; la revolución, un gran río que confuso en sus orígenes, se ensancha y precisa en su amplio curso.

(...) El montonero, ese hombre listo y bravo que merodeaba por la sierra fuera de la ley, sirvió para medir la miseria y la esclavitud del peón, del campesino, oprimido por la ley. La revolución que, desde antes de serlo, sembró de esperanzas y de anhelos el país, tenía el don de imponer su verbo y de prestar su fe a sus combatientes. (tomo 12, p. 87). (19)

La Revolución se apoyaba, en la Siberia, en las masas trabajadoras y, por eso, era invencible. Las masas carecían de una conciencia política clara. Pero de ella salieron estas partidas bizarras que mantuvieron a la Rusia oriental en armas y alerta contra Kolchak y la reacción. Nombres como Levinson, el caudillo de la montonera de La Derrota, representaban la fuerza y la inteligencia de esas masas; entendían y hablaban su lenguaje y les imprimían dirección y voluntad. La contrarevolución reclutaba sus cuadros en un estrato social disgregado e inestable, ligado a la vieja Rusia en disolución. Su ejército de mercenarios y aventureros estaba compuesto, en sus bases, de una soldadesca inconsciente. Mientras tanto, en las partidas revolucionarias, el caudillo y el soldado fraternizaban, animados por el mismo sentimiento. Cada montonera era una unidad orgánica, por cuyas venas circulaba la misma sangre. El soldado no se daba cuenta como el caudillo de los objetivos ni del sentido de la lucha. Pero reconocía en éste a su jefe propio, al hombre que sintiendo y pensando como él no podía engañarlo ni traicionarlo. Y la misma relación de cuerpo, de clase, existía entre la montonera y las masas obreras y campesinas. Las montoneras eran simplemente la parte más activa, batalladora y dinámica de las masas. (tomo 7, p. 113-114).

Levinson posee, como todo conductor, don espontáneo de psicólogo. No se preocupa de adoctrinar a su gente: sabe ser en todo instante su jefe, entrar hasta el fondo de sus almas con su mirada segura. Cuando en una aldea siberiana, se encuentra perdido entre el avance de los japoneses y las bandas de blancos, una orden del centro de relación de los destacamentos rojos se convierte en su única y decisiva norma: «hay que mantener unidades de combate». Esta frase resume para él toda la situación. Lo importante no es que su partida gane o pierda escaramuzas; lo importante es que dure. Su instinto certero se apropia de esta orden, la actúa, la sirve con energía milagrosa. Algunas decenas de unidades de combate como la de Levinson, castigadas, fugitivas, diezmadas, aseguran en la Siberia la victoria final sobre Kolchak, Simoniov y los japoneses. No hace falta sino resistir, persistir. (tomo 7, p. 114-115). (20)

Si se debilita el ejército no podrá resistir a los ataques del bolchevismo interno. El partido comunista se enseñoreará de Alemania (tomo 15, p. 57).

Alemania no puede volver a ser una potencia económica si no se deja que sea siempre una potencia militar. El régimen capitalista no puede poner en movimiento la maquinaria de su industria sin el respaldo de un gran ejército. (tomo 15, p. 57)

Los partidos se preparan para las elecciones. Más los partidos constitucionales que los de extrema izquierda revolucionaria. La izquierda extrema sabe que, a través del parlamento, no puede con-quistar el poder político. Mira en el parlamento una tribuna de acusación y de ataque. El número de votos parlamentarios no posee para ella ninguna importancia sustancial. (tomo 15, p. 100)

...la tregua es una necesidad frecuente en la Lucha de clases. El compromiso que sigue a una huelga, por ejemplo, no significa la renuncia de los obreros a nuevas batallas. No significa, sobre todo, la renuncia a sus aspiraciones máximas. (tomo 15, p. 162)

La revolución artística está en marcha. Son muchas sus exageraciones, sus des-templanzas, sus desmanes. Pero es que no hay revolución mesurada, equilibrada, blanda, serena, plácida. Toda revolución tiene sus horrores. Es natural que las revoluciones artísticas tengan también los suyos. (tomo 15, p. 223) (21)

En el proletariado no existen sino dos intensos campos de gravitación: la revolución y la reforma. Los núcleos desprendidos de la revolución están destinados, (tomo 16, pp. 36-37)

Los fascistas, que en sus días de ardimiento demagógico, proclamaban su propósito de desalojar radicalmente del gobierno a los políticos del antiguo régimen, no se atreven ahora a prescindir de su colaboración. Acontece, a este respecto, en Italia, algo de lo que acontece en España. La dictadura ha anunciado estruendosamente, en un principio, el ostracismo, la segregación definitiva de los viejos políticos; pero ha concluido, después, por recurrir a los más fosilizados y arcaicos de ellos. (tomo 16, p. 80)

La democracia, sin el estruendo ni la brutalidad de la reacción, continúa haciendo, en suma, la política de la clase capitalista. (tomo 16, p. 93)

Despedida de algunos pueblos de Europa, la Libertad parece haber emigrado a los pueblos de Asia y de África, Renegada por una parte de los hombres blancos, parece haber encontrado nuevos discípulos en los hombres de color. (tomo 16, p. 112) (...) La última palabra la dirán los obreros y los fellahs, en cuyas capas superiores se bosqueja un movimiento clasista. (tomo 16, p. 117)

Este no es sólo el drama de la burguesía italiana. Es el drama de toda la burguesía europea. Imposibilidad de tornar al pasado imposibilidad de aceptar el porvenir. (tomo 16, p. 148)

A la política revolucionaria le importaba y le preocupaba el hecho de que el poder socialista enervase, con el partido y su burocracia, al grueso del proletariado. La política comunista, de otro lado, no hace diferencia, entre la monarquía y la república. Una concepción al mismo tiempo realista y mística de la historia la mueve a combatir con la misma energía a la reacción y a la democracia. Y, tal vez, hasta con más vehemencia polémica a ésta que a aquélla. Porque, mientras la reacción, en su empeño romántico de reconstruir el pasado, socava el orden en cuya defensa insurge teóricamente, la democracia seduce con el miraje de la revolución y de la reforma a una parte de las muchedumbres y de los hombres que desean crear un orden nuevo. La reacción, atacando y negando los mitos de la democracia, reanima la beligerancia y la combatividad del socialismo y aún del liberalismo, que en el poder se relajan y se desfibran. (tomo 16, pp. 198-199)

Iglesias se preocupó, sobre todo, de dar a su partido un cimiento seguro y prudente. Se propuso hacer un partido; no una revolución. (tomo 16, p. 274)

El mérito de su labor no puede ser contestado. En un país donde el industrialismo, el liberalismo, el capitalismo tenían un desarrollo exiguo, Iglesias consiguió establecer y acreditar una agencia de la Segunda Internacional, con el busto de Karl Marx en la fachada. En torno del busto de Marx, si no de la doctrina, agrupó a los obreros de Madrid, separándolos, poco a poco, de los partidos de la burguesía. (tomo 16, p. 274)

En esta obra, Iglesias probó sus condiciones de organizador. Era de la estirpe clásica de la Segunda Internacional. ...

Para atraer al socialismo a las masas obreras, redujo las reivindicaciones socialistas casi exclusivamente al mejoramiento de los salarios y a la disminución de las horas de trabajo. Este método le permitió crear una organización obrera: pero le impidió insuflar en esta organización un espíritu revolucionario. (...) El partido socialista español podía haberse llamado en verdad partido socialista madrileño. Iglesias no supo encontrar las palabras de orden precisas para conquistar al proletariado campesino. Y ni aún en el proletariado industrial supo prevalecer realmente. (tomo 16, p. 275)

El partido socialista habría podido, sin embargo, asumir una función decisiva en la historia de España cuando la guerra inauguró un nuevo período histórico, si la preparación espiritual y doctrinaria de su categoría dirigente hubiese sido mayor. (tomo 16, p. 275)

 

Entre los intelectuales se propagó un sentimiento filo-socialista. Pero esta situación sorprendía impreparado al partido de Pablo Iglesias. Los elementos intelectuales que se habían incorporado en él no eran capaces de tomar en sus propias manos el timón. En el momento en que se planteó la cuestión de la adhesión de la Tercera Internacional, la gran mayoría del partido se manifestó con-vencida de la conveniencia de continuar todavía empleando el viejo recetario de Iglesias. La juventud pasó a formar el comunismo. (tomo 16, p. 276)

Los elementos jóvenes de la pequeña burguesía no pueden ya dejarse seducir por los gastados y ancianos señuelos de las izquierdas burguesas. (...) La quiebra del anarco-sindicalismo, que ha perdido a sus conductores más dinámicos e inteligentes, coloca a los obreros ante el dilema de escoger entre la táctica socialista y la táctica comunista. (JCM, tomo 16, p. 276)

Pero para moverse con eficacia, en esta situación, el partido socialista necesita más que nunca un rumbo nuevo. Con Iglesias, con Ebert, con Branting, etc., ha tramontado definitivamente una época del socialismo. (tomo 16, pp. 276-277)

El proletariado español debe buscar y encontrar, por sí mismo, otro camino. Puede ser que en alguna de las cárceles de Primo de Rivera esté ya madurando el nuevo guía. (tomo 16, p. 277)

Mas, independientemente de su voluntad y de su fraseología, esta dictadura tiene en la historia española una función de la cual es imposible no interesarse. Una función, naturalmente, muy distinta y muy contraria a la que Primo de Rivera y sus secuaces pretenden llenar. La dictadura está liquidando el equivoco o la ficción de la democracia en España. Y, por tanto, está liquidando a los viejos partidos. Estos partidos, que tan medrosa y claudicantemente se han comportado ante el Directorio, han perdido para siempre el derecho de invocar sus ancianos principios. Su abdicación es su muerte. El pueblo español tiene que mirar con desprecio un liberalismo y un democratismo que no han sabido denunciar la traición de la monarquía a la Constitución. (tomo 16, p. 280)

Los hombres comienzan a darse cuenta del vacío de algunas imponentes palabras: Democracia, Libertad, Constitución, etc. (...) (JCM, tomo 16, p. 280) La historia está deshaciendo las ilusiones sobrevivientes. En España, como en Italia —y salvadas las diferencias y las distancias— la dicta-dura se consolida, la reacción se burocratiza. La resistencia de los que se le oponen en el nombre de la constitución y de la libertad resulta absolutamente estéril e inepta. Esta realidad puede parecerles a los hombres un poco dura. Pero tiene que tornados, poco a poco, más realistas. Que es lo que hace falta para ver claro en el fondo de los hechos y de las ideologías. Y para encontrar la fórmula de un realismo idealista o de un idealismo realista de la cual pueda salir un régimen nuevo. (tomo 16, p. 281) (22)

Y el proletariado, en todo caso, tiene que estar por el restablecimiento de la legalidad; y tiene que operar de modo de ayudar al triunfo de la revolución política, con la esperanza y la voluntad de transformarla en revolución social y económica. (tomo 18, p. 22)

La burguesía contemporánea no es liberal ni conservadora, no es monárquica ni republicana. Stresseman, monárquico bajo el Imperio, anexionista durante la guerra, republicano con Hindenburg, pacifista después de la ocupación del Ruhr, es un representante típico del posibilismo burgués, del escepticismo operoso de una clase a la que preocupa la salvación de una sola institución y un solo principio: la propiedad. (tomo 18, p. 94)

El partido socialista español obedece casi completamente la dirección de una burocracia reformista que, bajo el régimen de Primo de Rivera, se ha comportado con extrema tendencia a la conciliación o a la pasividad. Pero una situación revolucionaria puede echar por la borda a esta dirección o imponerle la adopción de voces de orden que tengan en cuenta el sentimiento de las masas. El boycott de la asamblea nacional, el repudio de los planes de la dictadura, han sido posibles por la moción de una minoría que agitó a las masas del partido contra la tendencia de sus jefes al compro-miso o a la neutralidad. (tomo 18, p. 170-171) (23)

 

2.- LA LUCHA REVOLUCIONARIA EN BULGARIA

En Bulgaria, más aguadamente aún que en Grecia, la crisis no es de gobierno sino de régimen. No es una crisis de la dinastía sino del Estado. Stamboulinski, derrocado y asesinado por la insurrección de junio,... presidía un gobierno de extensas raíces sociales. Era el leader de la Unión Agraria, partido en el cual se confundían terratenientes y campesinos pobres. Represen-taba en Bulgaria ese movimiento campesino que tan trascendente y vigorosa fisonomía tiene en toda la Europa Central. En un país agrícola como Bulgaria la Unión Agraria constituía, naturalmente, el más sólido y numeroso sector político y social... Los socialistas de izquierda... Habían formado un fuerte partido comunista, adherente ortodoxo de la Tercera Internacional seguido por la mayoría del proletariado urbano y algunos núcleos rurales. Pero las masas campesinas se agrupaban, en su mayor parte, en los rangos del partido agrario. (tomo 16, pp. 58-59)

Mas, empezó entonces a incubarse el golpe de mano de Zankov, estimulado por la lección del fascismo que enseñó a todos los partidos reaccionarios a conquistar el poder insurreccionalmente. Stamboulinsky había perseguido y hostilizado a los comunistas. Había enemistado con su gobierno a los trabajadores urbanos... Derrocado y muerto Stamboulinsky, las masas rurales se encontraron sin caudillo y sin programa. Su fe en el estado mayor de la Unión Agraria estaba quebrantada y debilitada. Su aproximación al comunismo se iniciaba apenas. (tomo 16, pp. 59-60)

Los comunistas se entregaron a un activo trabajo de organización revolucionaria que halló entusiasta apoyo en las masas aldeanas. La elección de una nueva cámara se acercaba. Esta elección significaba para los comunistas una gran ocasión de agitación y propaganda... Zankov se sintió gravemente amenazado por la ofensiva revolucionaria y se resolvió a echar mano de recursos marciales y extremos contra las comunistas... Se inauguró un período de persecución del comunismo. A estas medidas respondieron espontáneamente las masas trabajadoras y campesinas con violentas protestas. Las masas manifestaron una resuelta voluntad de combate. El Partido Comunista y la Unión Agraria pensaron que era indispensable empeñar una batalla decisiva. Y se colocaron a la cabeza de la insurrección campesina... Hubo un instante en que los revolucionarios dominaron una gran parte del territorio búlgaro. La república fue proclamada en innumerables localidades rurales. Pero, finalmente, la revolución resultó vencida. El gobierno, dueño del control de las ciudades, reclutó en la burguesía y en la clase media urbanas legiones de voluntarios bien armados y abastecidos... Favoreció su victoria, sobre todo, la circunstancia de que la insurrección, propagada principalmente en el campo, tuvo escaso éxito urbano. (tomo 16, pp. 60-61)

Los resultados de las elecciones no resuelven, por supuesto, ni aún parcial-mente la crisis política búlgara. Las facciones revolucionarias han sufrido una cruenta y dolorosa derrota, pero no han capitulado. Los comunistas invitan a las masas rurales y urbanas a concentrarse en torno de un programa común. Propugnan ardorosamente la constitución de un gobierno obrero y campesino... Saben que no conquistarán el poder parlamentariamente. Y se preparan metódicamente para la acción violenta. (En estos tiempos, el parlamento no conserva alguna vitalidad sino en los países, como Inglaterra y Alemania, de arraigada y profunda democracia. En las naciones de democracia superficial y tenue es una institución atrofiada). (tomo 16, pp. 61-62)

... la reacción no elimina ni debilita el mayor factor revolucionario: el malestar económico y social. El gobierno de Zankov, del cual acaba de separarse un grupo de la derecha, los liberales nacionales, subordina su política a los intereses de la burguesía urbana. Y bien. Esta política no cura ni mejora las heridas abiertas por la guerra en la economía búlgara. Deja intactas las causas de descontento y de mal humor. (JCM, tomo 16, p. 62)

...La reacción consigue exterminar a muchos fautores de la revolución, establecer regímenes de fuerza, abolir la autoridad del parlamento. Pero no consigue normalizar el cambio, equilibrar los presupuestos, disminuir los tributos ni aumentar las exportaciones. Antes bien produce, fatalmente, un agravamiento de los problemas económicos que estimulan y excitan la revolución. (tomo 16, p. 62)

Bulgaria es en los Balkanes el principal foco de la Revolución. Esto quiere decir, dentro de la lógica de la historia contemporánea, que, en los Balkanes, Bulgaria es también el principal centro de la Reacción. La lucha es ahí extrema entre estas dos ideas, entre estos dos movimientos. En Bulgaria la política no tiene sectores ni matices intermedios. Las palabras "compromiso", "transacción", "reforma", que conservan todavía en el Occidente una parte de su viejo prestigio, en Bulgaria carecen de sentido actual. (tomo 16, p. 226)

… Los partidos que desalojaron del gobierno a la Unión Agraria constituían una minoría. Se apoyaban exclusivamente en la burguesía y en la pequeña burguesía urbanas, que en un país agrícola como Bulgaria, no podían dentro de un régimen constitucional y democrático prevalecer sobre la población campesina. Por consiguiente, para mantenerse en el poder tenían que recurrir a un método desembozadamente dictatorial. Y en las masas, agitadas revolucionariamente por la guerra, la represión y la violencia gubernativas, esta política debía fatalmente alimentar y exasperar un estado de ánimo insurreccional. (tomo 16, p. 227)

El régimen de Zankov encarnaba los intereses del capital industrial, comercial y financiero. Significaba una revancha y una victoria de la burguesía urbana sobre las masas campesinas, movilizadas por las consecuencias políticas y económicas de la guerra contra la tiranía de la ciudad: Estas masas no podían renunciar a sus reivindicaciones. La derrota sufrida no bastaba para obligarlas a desarmar. Momentáneamente se presentaban decapitadas. La reacción había asesinado a su leader. Pero el partido comunista, que reclutaba sus adeptos no sólo en el proletariado urbano sino también entre los campesinos pobres, empezaba a darles un nuevo programa y un nuevo rumbo revolucionarios... (tomo 16, p. 227)

En las últimas elecciones, preparadas por Zankov a través de una larga persecución del comunismo y de los campesinos, los dos partidos de masas consiguieron, sin embargo, reafirmar electoralmente su fuerza popular... (tomo 16, p. 227)

El gobierno sintió la necesidad de una gran ofensiva fascista contra las masas, cada vez más saturadas de ideas revolucionarias. La represión policial no resultaba suficiente. Se organizó, como en Barcelona, una banda terrorista. Varios organizadores comunistas cayeron asesinados. A los actos de terror de un bando respondieron los actos de terror del otro bando. El régimen de Zankov provocó un estado de guerra civil. La legalidad quedó definitivamente suspendida. Llegó un instante en que la reacción aniquiló totalmente al grupo parlamentario comunista. Los diputados comunistas, que no habían sido asesinados, se encontraban encarcelados o exiliados. (tomo 16, p. 228)

Estos métodos, estas escenas, serian incomprensibles en Europa Occidental... El Occidente salió hace tiempo de la Edad Media. Los Balkanes, no. En este turbulento rincón de Europa el espíritu y las costumbres del Oriente han persistido enraizadas en una economía feudal... La violencia sudamericana no tuvo nunca la misma ferocidad que la violencia balkánica. Mas, en el fondo, tradujo las mismas cosas. (tomo 16, p. 229)

En los Balkanes subsisten rezagos de feudalidad. La revolución, como en Rusia, se propone, en primer lugar, liquidar lo que resta ahí de política y de economía medioevales. Por eso en Bulgaria agrarios y comunistas se confunden en un mismo ejército, mientras la burguesía urbana asume, junto con la defensa de sus propios intereses, la de los intereses de la aristocracia latifundista. (tomo 16, p. 229)

Pero una política terrorista, por truculenta y extremada que sea, no puede resolver los problemas búlgaros. Tiene, por el contrario, que exasperarlos. El terror, en materia económica, no es nunca una solución. (tomo 16, p. 228) (24)

 

IV.- PROCESO DEL ESTADO PERUANO

1.- El derrotero del Estado peruano. Las relaciones de propiedad sobre la tierra y el proceso del Estado en la historia del país.

 

Sumaria revisión histórica

La Conquista fue, ante todo, una tremenda carnicería... La organización política y económica de la Colonia, que siguió a la Conquista, no puso término al exterminio de la raza indígena. El Virreinato estableció un régimen de brutal explotación. (tomo 2, pp. 44-45)

 

La Revolución de la Independencia no constituyó, como se sabe, un movimiento indígena. La promovieron y usufructuaron los criollos y aun los españoles de las colonias. Pero aprovechó el apoyo de la masa indígena (...) El programa liberal de la Revolución comprendía lógicamente la redención del indio, consecuencia automática de la aplicación de sus postulados igualitarios. Y, así, entre los primeros actos de la República, se contaron varias leyes y decretos favorables a los indios. Se ordenó el reparto de tierras, la abolición de los trabajos gratuitos, etc.; pero no representando la revolución en el Perú el advenimiento de una nueva clase dirigente, todas estas disposiciones quedaron sólo escritas, faltas de gobernantes capaces de actuarlas. La aristocracia latifundista de la Colonia, dueña del poder, conservó intactos sus derechos feudales sobre la tierra y, por consiguiente, sobre el indio. Todas las disposiciones aparentemente enderezadas a protegerlo, no han podido nada contra la feudalidad subsistente hasta hoy. (tomo 2, p. 46)


Mientras el Virreinato era un régimen medioeval y extranjero, la República es formalmente un régimen peruano y liberal (...) La República ha significado para los indios la ascensión de una nueva clase dominante que se ha apropiado sistemáticamente de sus tierras. (tomo 2, pp. 46-47)

En la Sierra, la región habitada principalmente por los indios, subsiste apenas modificada en sus lineamientos, la más bárbara y omnipotente feudalidad. El dominio de la tierra coloca en manos de los gamonales, la suerte de la raza indígena... (tomo 2, pp. 47-48)

La propagación en el Perú de las ideas socialistas ha traído como consecuencia un fuerte movimiento de reivindicación indígena. La nueva generación peruana siente y sabe que el progreso del Perú será ficticio, o por lo menos no será peruano, mientras no constituya la obra y no signifique el bienestar de la masa peruana que en sus cuatro quintas partes es indígena y campesina. (tomo 2, p. 48)

La solución del problema del indio tiene que ser una solución social. Sus realizadores deben ser los propios indios... A los indios les falta vinculación nacional. Sus protestas han sido siempre regionales. Esto ha contribuido, en gran parte, a su abatimiento. Un pueblo de cuatro millones de hombres, consciente de su número, no desespera nunca de su porvenir. Los mismos cuatro millones de hombres, mientras no sean sino una masa inorgánica, una muchedumbre dispersa, son incapaces de decidir su rumbo histórico. (tomo 2, p. 49)

El pensamiento revolucionario, y aún el reformista, no puede ser ya liberal sino socialista. El socialismo aparece en nuestra historia no por una razón de azar, de imitación o de moda, como espíritus superficiales suponen, sino como una fatalidad histórica. (tomo 2, p. 38)

Tierra y Estado en la historia peruana

El "gamonalismo" invalida inevitablemente toda ley u ordenanza de protección indígena. El hacendado, el latifundista, es un señor feudal. Contra su autoridad, sufragada por el ambiente y el hábito, es impotente la ley escrita. El trabajo gratuito está prohibido por la ley y, sin embargo, el trabajo gratuito, y aun el trabajo forzado, sobreviven en el latifundio. El juez, el subprefecto, el comisario, el maestro, el recaudador, están enfeudados a la gran propiedad. La ley no puede prevalecer contra los gamonales. El funcionario que se obstinase en imponerla, sería abandonado y sacrificado por el poder central, cerca del cual son siempre omnipotentes las influencias del gamonalismo, que actúan directamente o a través del parlamento, por una y otra vía con la misma eficacia. (tomo 2, pp. 36-37)

La experiencia de todos los países que han salido de su evo feudal, nos demuestra, por otra parte, que sin la disolución del feudo no ha podido funcionar, en ninguna parte, un derecho liberal. (tomo 2, p. 40)

La lucha contra el imperialismo, no confía ya sino en la solidaridad y en la fuerza de los movimientos de emancipación de las masas coloniales. Este concepto preside en la Europa contemporánea una acción antiimperialista, a la cual se adhieren espíritus liberales como Albert Einstein y Romain Rolland, y que por tanto no puede ser considerada de exclusivo carácter socialista. (tomo 2, p. 41) (25)

La herencia colonial que queremos liquidar no es, fundamentalmente, la de "tapadas" y celosías, sino la del régimen económico feudal, cuyas expresiones son el gamonalismo, el latifundio y la servidumbre. (tomo 2, p. 53)

En el Incanato

Bajo una aristocracia indígena, los nativos componían una nación de diez millones de hombres, con un Estado eficiente y orgánico cuya acción arribaba a todos los ámbitos de su soberanía; bajo una aristocracia extranjera, los nativos se redujeron a una dispersa y anárquica masa de un millón de hombres, caídos en la servidumbre y el "felahísmo". (tomo 2, p. 55)

Contra todos los reproches que -en el nombre de conceptos liberales, esto es modernos, de libertad y justicia- se puedan hacer al régimen inkaico, está el hecho histórico -positivo, material- de que aseguraba la subsistencia y el crecimiento de una población que, cuando arribaron al Perú los conquistadores, ascendía a diez millones y que, en tres siglos de dominio español, descendió a un millón. Este hecho condena al coloniaje y no desde los puntos de vista abstractos o teóricos o morales -o como quiera calificárseles- de la justicia, sino desde los puntos de vista prácticos, concretos y materiales de la utilidad. (tomo 2, p. 55)

El coloniaje, impotente para organizar en el Perú al menos una economía feudal, injertó en ésta elementos de economía esclavista. (JCM, tomo 2, p. 55)

En la Colonia

Que el régimen colonial español resultara incapaz de organizar en el Perú una economía de puro tipo feudal se explica claramente (...) Una economía indígena, orgánica, nativa, se forma sola. Ella misma determina espontáneamente sus instituciones. Pero una economía colonial se establece sobre bases en parte artificiales y extranjeras, subordinada al interés del colonizador. (tomo 2, p. 56)

El trabajo del agro, dentro de un régimen naturalmente feudal, hubiera hecho del indio un siervo vinculándolo a la tierra. El trabajo de las minas y las ciudades, debía hacer de él un esclavo. (tomo 2, p. 57)

La incapacidad del coloniaje para organizar la economía peruana sobre sus naturales bases agrícolas, se explica por el tipo de colonizador que nos tocó. Mientras en Norteamérica la colonización depositó los gérmenes de un espíritu y una economía que se plasmaban entonces en Europa y a los cuales pertenecía el porvenir, a la América española trajo los efectos y los métodos de un espíritu y una economía que declinaban ya y a los cuales no pertenecía sino el pasado. (tomo 2, p. 59)

 

La convivencia de comunidad y latifundio en el Perú, está, pues, perfectamente explicada, no sólo por las características del régimen del Coloniaje sino también por la experiencia de la Europa feudal. Pero la comunidad, bajo este régimen, no podía ser verdaderamente amparada sino apenas tolerada. El latifundista le imponía la ley de su fuerza despótica sin control posible del Estado. La comunidad sobrevivía, pero dentro de un régimen de servidumbre. Antes había sido la célula misma del Estado que le aseguraba el dinamismo necesario para el bienestar de sus miembros. El coloniaje la petrificaba dentro de la gran propiedad, base de un Estado nuevo, extraño a su destino. (tomo 2, pp.65-66)

El liberalismo de las leyes de la República, impotente para destruir la feudalidad y para crear el capitalismo, debía, más tarde, negarle el amparo formal que le había concedido el absolutismo de las leyes de la Colonia. (tomo 2, p. 66)

 

En la Independencia

Si la revolución hubiese sido un movimiento de las masas indígenas o hubiese representado sus reivindicaciones, habría tenido necesariamente una fisonomía agrarista. (tomo 2, p. 66)

Pero, para que la revolución demo-liberal haya tenido estos efectos, dos premisas han sido necesarias: la existencia de una burguesía consciente de los fines y los intereses de su acción y la existencia de un estado de ánimo revolucionario en la clase campesina y, sobre todo, su reivindicación del derecho a la tierra en términos incompatibles con el poder de la aristocracia terrateniente (...) El nacionalismo continental de los revolucionarios hispanoamericanos se juntaba a esa mancomunidad forzosa de sus destinos, para nivelar a los pueblos más avanzados en su marcha al capitalismo con los más retrasados en la misma vía. (tomo 2, p. 67)

 

La población campesina, que en el Perú era indígena, no tenía en la revolución una presencia directa, activa. El programa revolucionario no representaba sus reivindicaciones. (tomo 2, p. 68)

La revolución no podía prescindir de principios que consideraban existentes reivindicaciones agrarias, fundadas en la necesidad práctica y en la justicia teórica de liberar el dominio de la tierra de las trabas feudales. La República insertó en su estatuto estos principios. El Perú no tenía una clase burguesa que los aplicase en armonía con sus intereses económicos y su doctrina política y jurídica. Pero la República -porque este era el curso y el mandato de la historia- debía constituirse sobre principios liberales y burgueses. Sólo que las consecuencias prácticas de la revolución en lo que se relacionaba con la propiedad agraria, no podían dejar de detenerse en el límite que les fijaban los intereses de los grandes propietarios. (tomo 2, p. 68)

 

La aristocracia terrateniente, si no sus privilegios de principio, conservaba sus posiciones de hecho. Seguía siendo en el Perú la clase dominante. La revolución no había realmente elevado al poder a una nueva clase. La burguesía profesional y comerciante era muy débil para gobernar. La abolición de la servidumbre no pasaba, por esto, de ser una declaración teórica. Porque la revolución no había tocado el latifundio. Y la servidumbre no es sino una de las caras de la feudalidad, pero no la feudalidad misma. (tomo 2, p. 69)

 

En la República

Durante el período de caudillaje militar que siguió a la revolución de la independencia, no pudo lógicamente desarrollarse, ni esbozarse siquiera, una política liberal sobre la propiedad agraria. El caudillaje militar era el producto natural de un período revolucionario que no había podido crear una nueva clase dirigente. El poder, dentro de esta situación, tenía que ser ejercido por los militares de la revolución que, de un lado, gozaban del prestigio marcial de sus laureles de guerra y, de otro lado, estaban en grado de mantenerse en el gobierno por la fuerza de las armas. Por supuesto, el caudillo no podía sustraerse al influjo de los intereses de clase o de las fuerzas históricas en con-traste. Se apoyaba en el liberalismo inconsistente y retórico del demos urbano o el conservantismo colonialista de la casta terrateniente. Se inspiraba en la clientela de tribunos y abogados de la democracia citadina o de literatos y retores de la aristocracia latifundista. Porque, en el conflicto de intereses entre liberales y conservadores, faltaba una directa y activa reivindicación campesina que obligase a los primeros a incluir en su programa la redistribución de la propiedad agraria. (tomo 2, pp. 69-70)


El caudillaje militar, por otra parte, parece orgánicamente incapaz de una reforma de esta envergadura que requiere ante todo un avisado criterio jurídico y económico. Sus violencias producen una atmósfera adversa a la experimentación de los principios de un derecho y de una economía nuevas. (tomo 2, p. 70)

Un nuevo orden jurídico y económico no puede ser, en todo caso, la obra de un caudillo sino de una clase. Cuando la clase existe, el caudillo funciona como su intérprete y su fiduciario. No es ya su arbitrio personal, sino un conjunto de intereses y necesidades colectivas lo que decide su política. El Perú carecía de una clase burguesa capaz de organizar un Estado fuerte y apto (...) Con Castilla rindió su máximo fruto el caudillaje militar. Su oportunismo sagaz, su malicia aguda, su espíritu mal cultivado, su empirismo absoluto, no le consintieron practicar hasta el fin una política liberal. Castilla se dio cuenta de que los liberales de su tiempo constituían un cenáculo, una agrupación, mas no una clase. Esto le indujo a evitar con cautela todo acto seriamente opuesto a los intereses y principios de la clase conservadora. Pero los méritos de su política residen en lo que tuvo de reformadora y progresista. Sus actos de mayor significación histórica, la abolición de la esclavitud de los negros y de la contribución de indígenas, representan su actitud liberal. (tomo 2, pp. 71-72)

Desde la promulgación del Código Civil se entró en el Perú en un período de organización gradual. Casi no hace falta remarcar que esto acusaba entre otras cosas la decadencia del militarismo. El Código, inspirado en los mismos principios que los primeros decretos de la República sobre la tierra, reforzaba y continuaba la política de desvinculación y movilización de la propiedad agraria. (tomo 2, p. 72)

Pero el Código Civil no es sino uno de los instrumentos de la política liberal y de la práctica capitalista. Como lo reconoce Ugarte, en la legislación peruana "se ve el propósito de favorecer la democratización de la propiedad rural, pero por medios puramente negativos aboliendo las trabas más bien que prestando a los agricultores una protección positiva" (tomo 2, p. 73)

En ninguna parte la división de la propiedad agraria, o mejor, su redistribución, ha sido posible sin leyes especiales de expropiación que han transferido el dominio del suelo a la clase que lo trabaja. (tomo 2, p. 73)

No obstante el Código, la pequeña propiedad no ha prosperado en el Perú. Por el contrario, el latifundio se ha consolidado y extendido. Y la propiedad de la comunidad indígena ha sido la única que ha sufrido las consecuencias de este liberalismo deformado. (tomo 2, p. 73)

Los dos factores que se opusieron a que la revolución de la independencia planteara y abordara en el Perú el problema agrario -extrema incipiencia de la burguesía urbana y situación extrasocial, como la define Echeverría, de los indígenas-, impidieron más tarde que los gobiernos de la República desarrollasen una política dirigida en alguna forma a una distribución menos desigual e injusta de la tierra. (tomo 2, p. 73)

Durante el período del caudillaje militar, en vez de fortalecerse el demos urbano, se robusteció la aristocracia latifundista. En poder de extranjeros el comercio y la finanza, no era posible económicamente el surgimiento de una vigorosa burguesía urbana (...) El capital comercial, casi exclusivamente extranjero, no podía a su vez hacer otra cosa que entenderse y asociarse con esta aristocracia (...) Fue así como la aristocracia terrateniente y sus ralliés resultaron usufructuarios de la política fiscal y de la explotación del guano y del salitre. Fue así también como esta casta, forzada por su rol económico, asumió en el Perú la función de clase burguesa... (tomo 2, pp. 73-74)

El poder de esta clase -civilistas o "neogodos"- procedía en buena cuenta de la propiedad de la tierra. En los primeros años de la Independencia, no era precisamente una clase de capitalistas sino una clase de propietarios. Su condición de clase propietaria -y no de clase ilustrada- le había con-sentido solidarizar sus intereses con los de los comerciantes y prestamistas extranjeros y traficar a este título con el Estado y la riqueza pública. La propiedad de la tierra, debida al Virreinato, le había dado bajo la República la posesión del capital comercial. Los privilegios de la Colonia habían engendrado los privilegios de la República. (tomo 2, p. 74)

La subsistencia de la condición extrasocial de los indígenas, de otro lado, no oponía a los intereses feudales del latifundismo las reivindicaciones de masas campesinas conscientes. (tomo 2, p. 74)

El liberalismo de la legislación republicana, inerte ante la propiedad feudal, se sentía activo sólo ante la propiedad comunitaria. Si no podía nada contra el latifundio, podía mucho contra la "comunidad". En un pueblo de tradición comunista, disolver la "comunidad" no servía a crear la pequeña propiedad. No se transforma artificialmente a una sociedad. Menos aún a una sociedad campesina, profundamente adherida a su tradición y a sus instituciones jurídicas. El individualismo no ha tenido su origen en ningún país ni en la Constitución del Estado ni en el Código Civil. Su formación ha tenido siempre un proceso a la vez más complicado y más espontáneo. Destruir las comunidades no significaba convertir a los indígenas en pequeños propietarios y ni siquiera en asalariados libres, sino entregar sus tierras a los gamonales y a su clientela. El latifundista encontraba así, más fácilmente, el modo de vincular el indígena al latifundio. (tomo 2, p. 75)

El desarrollo de cultivos industriales, de una agricultura de exportación, en las haciendas de la costa, aparece íntegramente subordinado a la colonización económica de los países de América Latina por el capitalismo occidental. (tomo 2, p. 76)

 

2.- El Estado en el primer tercio del siglo XX. El gamonalismo

Como el Virreinato, la República es el Perú de los colonizadores, más que de los regnícolas. El sentimiento y el interés de las cuatro quintas partes de la población no juegan casi ningún rol en la formación de la nacionalidad y de sus instituciones. (tomo 2, p. 106)

El período de reorganización económica del país sobre bases civilistas, inaugurado en 1895 por el gobierno de Piérola, trajo un período de revisión del régimen y métodos de la enseñanza. Recomenzaba el trabajo de formación de una economía capitalista interrumpido por la guerra del 79 y sus consecuencias... (tomo 2, p. 116)

La importación del método norteamericano no se explica, fundamental-mente, por el cansancio del verbalismo latinista sino por el impulso espiritual que determinaban la afirmación y el crecimiento de una economía capitalista. Este proceso histórico -que en el plano político produjo la caída de la oligarquía representativa de la casta feudal a causa de su ineptitud para devenir clase capitalista-, en el plano educacional impuso la definitiva adopción de una reforma pedagógica... (tomo 2, p. 118)

Pero, como el movimiento político que canceló el dominio del viejo civilismo aristocrático, el movimiento educacional -paralelo y solidario a aquél- estaba destinado a detenerse. La ejecución de un programa demoliberal, resultaba en la práctica entrabada y saboteada por la subsistencia de un régimen de feudalidad en la mayor parte del país. (tomo 2, p. 119) (27)

La supervivencia de la feudalidad no debe ser buscada, ciertamente, en la subsistencia de instituciones y formas políticas o jurídicas del orden feudal. Formalmente el Perú es un estado republicano y demo-burgués. (tomo 13, pp. 263-264)

El eje de nuestro capitalismo comienza a ser, en virtud de este proceso, la burguesía mercantil. La aristocracia latifundista sufre un visible desplazamiento. (tomo 13, p. 271)

¿Qué posible etapa liberal prevé la pregunta? Si como etapa liberal se entiende la etapa capitalista, estamos asistiendo ya a su desarrollo. No espera el acuerdo de los investigadores. Política capitalista es la política de irrigación, hasta por su conflicto con los intereses de los grandes terratenientes azucareros y civilistas. (...) Si como política liberal se entiende una que asegurase la legalidad en las relaciones entre el capital y el trabajo y la autoridad del Estado en la campiña hoy feudalizada, garantizando a las masas trabajadoras sus derechos de asociación y cultura, es evidente que esa política conduciría, por vías normales, a la formación de un proletariado con orientación clasista. La formación de este proletariado, se producirá aún sin un capitalismo que importe, administrativa y políticamente, liberalismo. (tomo 13, p. 272)

El advenimiento político del socialismo no presupone el cumplimiento perfecto y exacto de la etapa económica liberal, según un itinerario universal. Ya he dicho en otra parte que es muy posible que el destino del socialismo en el Perú sea en parte el de realizar, según el ritmo histórico a que se acompase, ciertas tareas teóricamente capitalistas. (tomo 13, p. 273) (28)

 

La miseria moral y material de la raza indígena aparece demasiado netamente como una simple consecuencia del régimen económico y social que sobre ella pesa desde hace siglos. Este régimen, sucesor de la feudalidad colonial, es el gamonalismo. Bajo su imperio, no se puede hablar seriamente de redención del indio.

El término gamonalismo no designa solo una categoría social y económica: la de los latifundistas o grandes propietarios agrarios. Designa todo un fenómeno. El gamonalismo no está representado solo por gamonales propiamente dichos. Comprende una larga jerarquía de funcionarios, intermediarios, agentes, parásitos, etc. El indio alfabeto se transforma en un explotador de su propia raza porque se pone al servicio del gamonalismo. El factor central del fenómeno es la hegemonía de la gran propiedad semifeudal en la política y el mecanismo del Estado. Por consiguiente, es sobre este factor sobre el que se debe actuar si se quiere atacar en su raíz un mal del cual algunos se empeñan en no contemplar sino las expresiones episódicas o subsidiarias. (En Luis E. Valacárcel, Tempestad en los Andes, Primera edición, Perú, 1927. Fuente: “La Sierra”, vol. 1, no. 10, octubre de 1927, Lima – Perú) (29)

En el Perú todos sabemos bien lo que son los municipios y hasta qué punto se puede hablar de municipios. El Estado no controla sino una parte de la población. Sobre la población indígena su autoridad pasa por intermedio y al arbitrio de la feudalidad o el gamonalismo. Y la propia feudalidad, si impone a los indios una servidumbre, no puede ni sabe imponerles ninguna organización. Si se explora la sierra, se descubre enseguida formas e instituciones supérstites de un régimen o de un orden que se considera absoluta y definitivamente cancelado desde la dominación española. (tomo 12, p. 124)

En el Perú los que representan e interpretan la peruanidad son quienes, concibiéndola como una afirmación y no corno una negación, trabajan por dar de nuevo una patria a los que, conquistados y sometidos por los españoles, la perdieron hace cuatro siglos y no la han recuperado todavía. (tomo 12, p. 102)

La tradición nacional se ha ensanchado con la reincorporación del incaísmo, pero esta reincorporación no anula, a su turno, otros factores o valores definitivamente ingresados también en nuestra existencia y nuestra personalidad como nación. Con la conquista, España, su idioma y su religión entraron perdurablemente en la historia peruana comunicándola y articulándola con la civilización occidental. El Evangelio, como verdad o concepción religiosa, valía ciertamente más que la mitología indígena. Y, más tarde, con la revolución de la Independencia, la República entró también para siempre en nuestra tradición. (tomo 12, p. 169)

La República, contra lo que pretenden, artificiosa y reaccionariamente sus retardados críticos, no fue un acto romántico. La justifican no sólo cien años de experiencia nacional, sino, sobre todo, la uniformidad con que impuso a toda América esa forma política, el movimiento solidario de la independencia, que es absurdo enjuiciar separadamente del vasto y complejo movimiento liberal y capitalista del cual recibió rumbo e impulso. (tomo 12, p. 169-170) (30)

El régimen de propiedad de la tierra determina el régimen político y administrativo de toda nación. El problema agrario -que la República no ha podido hasta ahora resolver- domina todos los problemas de la nuestra. Sobre una economía semifeudal no pueden prosperar ni funcionar instituciones democráticas y liberales. (tomo 2, p. 53) (31)

3.- … El capitalismo se desarrolla en un pueblo semifeudal como el nuestro; en instantes en que, llegado a la etapa de los monopolios y del imperialismo, toda la ideología liberal, correspondiente a la etapa de la libre concurrencia, ha cesado de ser válida. … (tomo 13, pp. 159-160) (32)

El Estado actual en estos países reposa en la alianza de la clase feudal terrateniente y la burguesía mercantil. Abatida la feudalidad latifundista, el capitalismo urbano carecerá de fuerzas para resistir a la creciente obrera. Lo representa una burguesía mediocre, débil, formada en el privilegio, sin espíritu combativo y organizado que pierde cada día mas su ascendiente sobre la fluctuante capa intelectual. (tomo 13, pp. 33) (33)

 

3.- necesidad de revolución democrática dirigida por el proletariado

5.-La economía pre-capitalista del Perú republicano que, por la ausencia de una clase burguesa vigorosa y por las condiciones nacionales e internacionales que han determinado el lento avance del país por la vía capitalista no puede liberarse bajo el régimen burgués, enfeudado a los intereses capitalistas, coludido con la feudalidad gamonalista y clerical, de las taras y rezagos de la feudalidad colonial. El destino colonial del país reanuda su proceso. La emancipación de la economía del país es posible únicamente por la acción de las masas proletarias, solidarias con la lucha antiimperialista mundial. Sólo la acción proletaria puede estimular primero y realizar después las tareas de la revolución democrático-burguesa que el régimen burgués es incompetente para desarrollar y cumplir. (tomo 13, p. 160-161)

8.-Cumplida su etapa democrático-burguesa, la revolución deviene, en sus objetivos y su doctrina, revolución proletaria. El partido del proletariado, capacitado por la lucha para el ejercicio del poder y el desarrollo de su propio programa, realiza en esta etapa las tareas de la organización y defensa del orden socialista. (tomo 13, p. 162)

9.-El Partido socialista del Perú es la vanguardia del proletariado, la fuerza política que asume la tarea de su orientación y dirección en la lucha por la realización de sus ideales de clase. (tomo 13, p. 162) (34)

En nuestra América española, semi-feudal aun, la burguesía no ha sabido ni querido cumplir las tareas de la liquidación de la feudalidad. Descendiente próxima de los colonizadores españoles, le ha sido imposible apropiarse de las reivindicaciones de las masas campesinas. Toca al socialismo esta empresa. La doctrina socialista es la única que puede dar un sentido moderno, constructivo, a la causa indígena, que, situada en su verdadero terreno social y económico, y elevada al plano de una política creadora y realista, cuenta para la realización de esta empresa con la voluntad y la disciplina de una clase que hace hoy su aparición en nuestro proceso histórico: el proletariado. (tomo 13, p. 188) (35)

NOTAS

(1) Historia de la crisis mundial; 1ra. Conferencia.

(2) Historia de la crisis mundial; 5a. y 14a. Conferencias.

(3) Historia de la crisis mundial; 6a. Conferencia.

(4) Historia de la crisis mundial; 7a. Conferencia.

(5) Figuras y aspectos de la vida mundial; Tomo I: La revolución China; El imperialismo y la China. Tomo II: El problema de la China. Tomo III: la guerra en la China.

(6) Historia de la crisis mundial; 13a. Conferencia.

(7) Historia de la crisis mundial; 12a. Conferencia.

(8) La escena contemporánea; La crisis de la democracia.

(9) La escena contemporánea; Biología del fascismo.

(10) Historia de la crisis mundial; 10a. Conferencia.

(11) La escena contemporánea; La crisis del socialismo.

(12) La escena contemporánea; Hechos e ideas de la revolución rusa.

(13) Temas de nuestra América; La revolución mexicana.

(14) Temas de nuestra América; Autores y libros americanos.

(15) Temas de nuestra América; Política iberoamericana.

(16) Fascismo sudamericano, los intelectuales y la revolución

(17) Ideología y Política; Motivos polémicos.

(18) La escena contemporánea; Biología del fascismo

(19) Temas de nuestra América; Autores y libros americanos.

(20) Signos y Obras; Rusia

(21) Cartas desde Italia.

(22) Figuras y aspectos de la vida mundial; Tomo I

(23) Figuras y aspectos de la vida mundial; Tomo III

(24) Figuras y aspectos de la vida mundial; Tomo I: La revolución y la reacción en Bulgaria; El terror en Bulgaria.

(25) 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana; El problema del indio.

(26) 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana; El problema de la tierra.

(27) 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana; El proceso de la instrucción pública.

(28) Ideología y Política; Respuesta al cuestionario Nº 4 del “S. De C.P.”

(29) Organización del proletariado; Presentación a “Tempestad en los Andes”.

(30) Peruanicemos al Perú.

(31) 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana; El problema de la tierra.

(32) Ideología y Política; El Programa del Partido, punto 3.

(33) Ideología y Política; El problema de las razas en América Latina: I. Planteamiento de la cuestión.

(34) Ideología y Política; El Programa del Partido, punto 5, 8 y 9.

(35) Ideología y Política; Prefacio a “El Amauta Atusparia”.